La Agencia Nacional contra el Crimen del Reino Unido (NCA, por sus siglas en inglés) ha abierto una investigación sobre el millonario Arron Banks, el principal donante de la campaña por el Brexit en el referéndum de 2016.

En un comunicado, la propia NCA explica que ha aceptado el traslado del caso desde la Comisión Electoral. «Aunque las infracciones de la ley electoral no recaen ordinariamente dentro de la jurisdicción de la NCA, la naturaleza de las investigaciones necesarias y la posibilidad de infracciones que se hayan cometido fuera del ámbito de la ley electoral nos lleva a considerar una adecuada investigación de la NCA en este caso», señala esta agencia que tiene como principal cometido combatir el crimen organizado.

La investigación abierta afecta, además de a Banks, a su socia Elizabeth Bilney y a otras personas, así como a las entidades Better for the Country (BFTC) y Leave.EU, promotoras de la campaña por la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Banks contribuyó a financiar la campaña Leave.EU, liderada por el político Nigel Farage, entonces líder del UKIP (Partido por la Independencia del Reino Unido).

El pasado junio, el periódico «The Sunday Times» reveló que el millonario donante se había reunido con representantes del Gobierno ruso. Correos electrónicos a los que tuvo acceso ese rotativo evidenciaban, entre otros encuentros, que se vio varias veces con el embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, en encuentros organizados por un espía y hasta ahora desconocidos.

Banks niega haber recibido dinero extranjero
Tras conocer la apertura de la investigación por la NCA, el millonario donante ha saludado la decisión por ser «una oportunidad para aclarar el asunto» y ha negado haber recibido dinero extranjero para financiar la campaña por el Brexit.

«Rock holdings es una compañía que yo poseo y control y yo soy un contribuyente del Reino Unido, sin que dinero ruso o extranjero haya llegado nunca hasta ella», señala en declaraciones recogidas por Reuters.

«La comisión electoral ha dicho que las infracciones puede haber sido cometidas, pero no ha aportado pruebas -añade Banks-. Como es habitual, la Comisión Electoral está defendiedo a los "remainers" (los que abogan por la permanencia del Reino Unido en la UE) en el Parlamento».

ALD/ABC