La entidad bancaria de EE UU es catalogada como un caso atípico dentro del ecosistema, ya que ofrece productos y servicios financieros a empresas del sector de las criptomonedas pese a las regulaciones y a las dificultades que plantea operar en la ciudad de Nueva York.

Ciertamente son muchos los bancos que consideran a las nuevas empresas del ecosistema de las criptomonedas como riesgos potenciales para la industria, por lo que muchas entidades no están dispuestas a ofrecer su amplia gama de servicios para apoyar con el desarrollo de sus operaciones. Sin embargo este no parece ser el caso de Metropolitan Commercial Bank, una institución con sede en la ciudad de Nueva York, EE UU, la cual opina que estas compañías son pioneras y está dispuesta a brindarles el apoyo necesario para operar de forma óptima.

Durante una entrevista realizada por el portal de noticias CoinDesk, el director del área de tecnología de la entidad bancaria, Nick Rosenberg, aseguró que la institución ha tenido una muy grata experiencia trabajando con empresas en el ecosistema de las monedas digitales, entre las cuales figuran plataformas de intercambio, fondos de cobertura para operaciones, entre otras.

Rosenberg comentó:

Ciertamente estamos muy interesados en hacer crecer este ecosistema… Hemos aprendido que se trata de una industria muy seria. Hay personas muy inteligentes involucradas, así como ideas muy interesantes que podrían cambiar la forma en la que las personas hacen negocios”.

Contraria a la tendencia manejada por el grueso de los bancos, los cuales apoyan “la utilización de Blockchain pero no de las criptomonedas”, Metropolitan asegura entender con mucho entusiasmo las ventajas que ofrecen las empresas que trabajan con monedas digitales.

Entendiendo que Metropolitan solo maneja dinero de curso legal y no realiza operaciones con criptomonedas, el hecho de ser más abierto con las nuevas empresas derivó en ingresos superiores a los USD $3,4 millones para el primer trimestre del presente año, ampliando en más de un 300% los ingresos no financieros totales reportados por la institución para ese mismo período en años anteriores, cifra que resulta bastante positiva para un banco comunitario que solo maneja un total de USD $1,9 mil millones hasta la fecha.

Caso atípico dentro del sector
Entre las razones por las cuales Metropolitan puede ser considerado un caso atípico dentro de la industria destacan justamente los riesgos que asume la institución, siendo el mayor a la fecha los asociados con las regulaciones hacia las monedas digitales.

Las leyes para la lucha contra el lavado de dinero requieren que los bancos provean todos los datos asociados con sus clientes (incluyendo a los clientes de sus clientes) y el rastreo de los fondos. A pesar de que las redes Blockchain públicas puedan ayudar en este propósito, el tema del anonimato que proveen las direcciones empleadas para transferir criptoactivos no permiten que las autoridades sepan de forma exacta quien envía y quien recibe fondos.

Además, este aspecto cobra aún más relevancia a la luz de que muchos senadores y figuras influyentes asocian a las monedas digitales con el comercio de drogas y armas. Al respecto, el presidente de la empresa BitAML Inc., Joe Ciccolo, comentó:

Es muy difícil para un banco mantener una postura amigable hacia las criptomonedas… Si tienes un nuevo oficial de cumplimiento que ingresa a una institución financiera, puede manejar una postura totalmente diferentes a la que han tenido otros representantes sobre clientes de alto riesgo, como las empresas de criptografía”.

Sin embargo, esto no quiere decir que los directivos de Metropolitan no estén conscientes te estos riesgos. Al respecto, Rosenberg comentó que hay dos aspectos cruciales para proporcionar servicios a las empresas criptográficas: El primero tiene que ver con ser muy selectivos al momento de admitir nuevos clientes, y el segundo implica mantener un diálogo constante con los entes reguladores.

Los departamentos para la aplicación de la ley, en general, están entendiendo que las criptomonedas no se asocian con pagos ilícitos. Estas tienen un valor y un propósito legítimo. Es cuestión de pasar tiempo explicando adecuadamente su naturaleza, comprendiendo las preocupaciones de los organismos legales y haciéndoles sentir que estamos mitigando esos riesgos garantizando total operatividad en armonía con los marcos jurídicos”.

Otro aspecto del cual Metropolitan también se cuida es de la volatilidad que se vive en los mercados de las criptomonedas, por lo que al solo trabajar con dólares sin tocar criptomonedas evita los riesgos asociados con una eventual caída en los precios.

Los directivos de la entidad bancaria también han dejado claro que no permiten a las cuentas bancarias vinculadas con empresas del ecosistema de las criptomonedas financiar activos y compromisos a largo plazo, como lo es el caso de hipotecas o créditos. Para asumir estos procesos, Metropolitan aseguró que cuenta con USD $100,8 millones provenientes de cuentas corporativas de estas compañías, con los cuales si es posible financiar dichos activos ya que suelen ser utilizadas para pagos de nómina.

Pero el riesgo principal del cual Metropolitan ha marcado distancia es el que se encuentra asociado con la realización de transferencias electrónicas vinculadas con empresas de criptografía fuera de EE.UU., dictamen emitido para evitar riesgos en cuanto al lavado de activo y fuga de capitales, por lo que la institución ha sido muy enfática al negar que esté incurriendo o facilitando dicha práctica.

Los beneficios para la industria
Fuera de los riesgos que plantea trabajar con empresas vinculadas al ecosistema de las monedas digitales, la entidad bancaria reconoce que hay beneficios que compensan el esfuerzo y la apertura que se tiene hacia el sector.

Entre ellos destacan las ganancias registradas, pero puntualizan que el más importante es el hecho de estar a la vanguardia y en un lugar privilegiado en lo que respecta a la evolución comercial de la banca, ya que adquiere conocimientos de forma más cercana sobre el funcionamiento de las criptomonedas y las empresas que ofrecen servicios con estos activos.

Collyn Gilbert, analista y directora de la firma de inversión Keefe, Bruyette & Woods, aseguró que a Metropolitan “le intrigaba la estructura, más que las criptomonedas, puesto que la tecnología detrás de todo esto es lo que realmente ha llamado la atención del equipo de gestión”.

Ciccolo también estuvo de acuerdo con la ventaja competitiva que va a tener Metropolitan en un futuro cercano:

“Hay un doble beneficio para los bancos que estén dispuestos a dar el paso. No solo presenta una nueva cartera de clientes que sus competidores no tienen, ya que pueden incrementar la base de clientes que actualmente registran, y además, también ofrece a las nuevas personas información sobre los avances tecnológicos que podrían estar generando grandes cambios en el ecosistema más tradicional de las finanzas”.

Kyle Hingher, director del departamento de nuevos productos en Metropolitan, indicó que tiene la expectativa de que el banco sea algún día uno de los principales exponentes que ofrezca sus servicios a todos los participantes del ecosistema de las monedas digitales, una vez que haya mayor claridad en el panorama de las regulaciones.

Hingher aseguró que la banca aún tiene mucho que ofrecer, en especial a las nuevas empresas que requieren liquidez y servicios financieros para operar de manera óptima, por lo que en su opinión “si algo realmente va a tener éxito, va a requerir del apoyo de una sociedad bancaria”.

Para cerrar, de cara al futuro de la industria, Hingher comentó:

“La oportunidad está en poder fusionar estas tecnologías y ese potencial para crear algo nuevo que podría cambiarlo todo. Creo que el potencial que esto puede tener supera todos los escenarios posibles. Por ello nos acreditamos como un banco emprendedor. Queremos trabajar en ese nuevo espacio en lugar de aislarnos de esta industria”.

 

ALD/Diariobitcoines