Los fraudes cibernéticos en las microfinancieras pueden reducirse hasta 80% con el uso de inteligencia artificial y tecnología que analiza los patrones crediticios de los usuarios, afirma la fintech sueca Instantor.

“El robo de datos y otros fraudes financieros lo vemos como algo serio, es un problema global”, dijo en entrevista Simon Edstrom, director general de Instantor, que opera en México desde 2016. “El uso de la inteligencia artificial ayuda a minimizar los riesgos de fraude en instituciones financieras”, agregó el directivo de la fintech que recién lanzó una actualización para que organizaciones financieras recorten hasta un 25% sus pérdidas crediticias.

Según Edstrom, su tecnología reduce los riesgos relacionados con fraudes entre 20% y 80%, dependiendo del tamaño de cada institución financiera.

Lee: Cuidado con los que ofrecen conseguir créditos con menos trámites

Instantor es una startup sueca fundada con una inversión inicial de 1 millón de dólares, y que usa algoritmos para corroborar la identidad, ingresos y estados de cuenta bancarios de los usuarios que solicitan un préstamo. Con esta información, calcula la probabilidad de que la persona caiga en impago, explicó Edstrom.

“Nuestro sistema analiza la cuenta bancaria del usuario que pide un préstamo, y le da al cliente (las entidades financieras) hasta 70 variables que son analizadas por nuestra inteligencia artificial, y busca patrones en la transacción utilizando el historial crediticio”, agregó el CEO de Instantor.

Esta fintech, que tiene 50 clientes alrededor del mundo, se enfoca en ofrecer esta tecnología a microfinancieras, entre las que se encuentran 4Finance (Vivus), Ferratum y Moneyveo (Lendon), que suelen tener una morosidad mayor al promedio de la banca.

Edstrom aclaró que los datos se resguardan y se eliminan por completo una ve que se realiza el informe solicitado por el prestamista. "Nos aseguramos de que no se guarden datos innecesarios. Además, revisamos las leyes en México y los derechos de los consumidores".

En 2017, hubo 4.1 millones de quejas por fraudes cibernéticos —que se dan cuando no se usa la tarjeta física—. lo que representó un aumento de 64% anual, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). En este mismo periodo, las reclamaciones por ciberfraudes superaron a los fraudes tradicionales, que pueden ocurrir en terminales punto de venta, cajeros automáticos, sucursales y corresponsalías.

ALD/Expansion