Los bancos sufren cada vez más presión para aumentar su productividad y reducir costes, pero no es el único desafío al que se enfrentan. De hecho, se están viendo obligados a poner en marcha servicios digitales de nueva generación, empujados no solo por las necesidades cambiantes de sus clientes, sino por la pujanza de las empresas tecnológicas dedicadas, de una u otra forma, al sector financiero; las denominadas fintech.

No obstante, sus proveedores de aplicaciones han sido hasta ahora muy lentos a la hora de responder a las nuevas peticiones de las entidades. Por eso, Gartner predice que, para finales de 2019, el 25% de los bancos utilizarán startups como proveedoras de servicios para sustituir a sus sistemas online y de banca móvil tradicionales.

Tal como hemos comentado, hay muchas startups tecnológicas del sector financiero dedicadas a cubrir las necesidades de los clientes de la banca y las de los bancos. En el caso de estos últimos, lo que necesitan son facilidades y sistemas para integrar sus canales y dotar a sus clientes de una experiencia de usuario mejorada. Es decir, que sus clientes puedan realizar fácilmente la mayor parte de operaciones bancarias desde dispositivos que utilizan habitualmente, como smartphones. Todo perfecto para los clientes y los bancos, pero no tanto para los desarrolladores de soluciones tradicionales de banca on-line y banca móvil.
 
Startups y proveedores emergentes
A pesar de que muchos bancos se pueden sentir atraídos por lo que ofrecen estos nuevos proveedores, Gartner aconseja a los CIOs de las entidades que, antes de hacerlo, se asesoren bien y se aseguren de poder gestionar los riesgos asociados con contratar estos servicios.
 
Según Stessa Cohen, directora de Investigación de Gartner, “las startups y los proveedores emergentes de plataformas de banca digital ofrecen a los bancos unas oportunidades para la innovación muy interesantes. Los CIOs deben prepararse para gestionar los desafíos de evaluar y elegir nuevos proveedores que no tengan un historial probado en el vertical de servicios financieros o que, simplemente, sean nuevos y no se hayan probado con una gran base de clientes. Puede ser complicado para ellos justificar la inversión en sus soluciones ante juntas directivas y agencias reguladoras, pero que eso no se convierta en una excusa para excluir a nuevos proveedores“.
 
Proveedores tradicionales de soluciones
Ya hemos comentado que una de las principales razones por las que el mercado de las soluciones de banca digital se ha ampliado es la lentitud de reacción de los proveedores tradicionales a las peticiones de sus clientes. Con frecuencia, éstos tampoco trabajan con arquitecturas abiertas, es decir, que no pueden gestionar de forma separada sus propios servicios de los que ofrece la entidad bancaria a sus clientes. Esto se traduce a que la innovación brilla por su ausencia.
 
En cambio, los nuevos actores del sector están preparados para proporcionar sistemas de banca digital, es decir, herramientas y aplicaciones con las que desarrollar experiencias personalizadas y centradas en los clientes. Pero no solo eso, sino que también permite a las entidades contar con herramientas de análisis de datos y del comportamiento, así como ofrecer servicios en función de su ubicación y contexto. Según Cohen, “para satisfacer las necesidades de sus clientes, muchos bancos están trabajando en el desarrollo de estrategias de banca digital, buscando nuevos proveedores para sustituir sus antiguas soluciones de banca on-line y móviles“.
 
Gracias a estos nuevos proveedores, el sector puede conseguir soluciones de banca digital unificadas con las que ofrecer productos y servicios nuevos, tanto para sus clientes como para sus propios empleados. Entre ellas están las herramientas de gestión financiera, pagos, marketing, fidelización, analíticas y gestión de la comunicación con el cliente, todas ellas multicanal.
 
Plataformas de banca digital unificada
Gartner ve a estas plataformas de banca digital unificada como una tecnología emergente, aunque algunas soluciones que están en el mercado, entre las que se encuentran las creadas por proveedores de sistemas bancarios de nicho, ya llevan varios años disponibles.
 
Lo cierto es que en este sector ya hay varios jugadores; además de los anteriormente citados, están aquellos que desarrollan soluciones de banca online y móvil, los creadores de portales horizontales, los desarrolladores de plataformas digitales y de experiencia de usuario horizontales, los integradores de sistemas, los proveedores de banca digital emergentes y las más recientes: startups de banca digital.
 
Todo esto supone un escollo más para los CIOs, que tienen que prepararse, y rápido, para grandes y radicales cambios en este sentido. Entre las novedades de un futuro no muy lejano está la actividad de compras y fusiones, una competitividad más intensa y nuevas entradas de otras regiones geográficas.

muycomputerpro.