Definición de algunos términos importantes a utilizar durante el proceso de Auditoría General y sobre todo para la comprensión de un Balance, desde el punto de vista de la lógica.

Activo Corriente: Son derechos de las personas naturales o jurídicas, los cuales representan efectivo o que son fácilmente convertibles en efectivo. Ejemplo: efectivo, cuentas por cobrar e inventarios.

Pasivo Corriente: Son obligaciones contraídas por personas naturales o jurídicas, las cuales deben cancelarse o compensarse a corto plazo. Generalmente menos de un año. Ejemplo: Facturas con condiciones de pago de uno a dos meses, deudas a terceros y tarjetas de crédito.

Activo fijo: Son posesiones adquiridas por las empresas, las cuales sirven para producir la renta. Estos son susceptibles de la depreciación. Ejemplo: maquinarias, equipos de computación y edificios.

Pasivo a Largo Plazo: Son obligaciones contraídas por personas naturales o jurídicas, las cuales deben cancelarse en un período mayor de un año. Ejemplo: hipotecas y prestamos bancarios.

Cargos Diferidos: Son aquellos pagos realizados a terceros en forma anticipada. Ejemplo: pólizas de seguros e impuestos.

Cuentas de Orden: Representan las operaciones con terceros, que por su naturaleza no integran el activo, pasivo o patrimonio de la entidad, ni afectan los resultados del período o gestión.

Patrimonio: Constituye el conjunto de derechos y obligaciones contraídas por personas naturales o jurídicas. Utilidad: Representa el margen de ganancia que se ha generado para un período determinado.