Ofertas de inversión no solicitadas, promesas de alta rentabilidad en poco tiempo y sin riesgo, tácticas de presión de los brokers, inversiones complejas; urgencia en la inversión... Ante estos indicios desconfíe, puede estar en el punto de mira de un 'chiringuito financiero'.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores no se cansa de advertir a los inversores sobre los 'chiringuitos financieros' -personas o sociedades que ofrecen servicios de inversión sin estar autorizadas para ello-, pero sus advertencias caen en saco roto. Así se comprobó la semana pasado cuando la Policía Nacional desmanteló un entramado que ha defraudado más de 2.500.000 euros.

«Las ganas de obtener grandes rentabilidades con poco riesgo es lo que impulsa a algunos inversores a caer en la trampa», afirma Carlos García Ciriza, presidente de la Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi). También para Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), el anzuelo que les lleva a 'picar' a estos ahorradores se basa en «ofertas muy atractivas basadas en una gran rentabilidad, poco riesgo y liquidez del producto. Además, los comerciales suelen ser muy agresivos y están preparados para conseguir que el cliente contrate, en caliente, sin pensárselo mucho».

Los estafadores aprovechan las debilidades de sus futuras víctimas, como su bajo nivel de cultura financiera, para 'pescarles'. Pero no siempre es así, cualquiera puede caer en su red. «Recordemos que el exministro Josep Borrell perdió 150.000 euros con uno de estos supuestos traders», recuerda Suárez.

OBJETIVO: LOGRAR EL SÍ

Esta modalidad de estafa precisa de una organización jerarquizada en la que los escalones más bajos realizan llamadas telefónicas agresivas a pequeños empresarios y ahorradores en las que ofertan inversiones en productos financieros 'altamente' rentables y con un supuesto bajo riesgo, apuntan fuentes de la Policía Nacional. Añaden que en la última organización desmantelada, «dado que su meta era exprimir económicamente a los clientes, sus brokers estaban instruidos con unos guiones para dar respuestas rápidas a dudas que les planteasen, valiéndose de cualquier treta para lograr un sí».

Su 'modus operandi' consistía en ofrecer asesoramiento financiero a clientes a fin de que estos les transfiriesen dinero para realizar inversiones. Para conseguirlo diseñaron páginas web atractivas, con denominación inglesa y datos de contacto en el extranjero (Reino Unido, Bulgaria, Islas Marshall, San Vicente y Granadinas...), en las que los clientes podían abrir una cuenta y operar en un mercado virtual, aunque en realidad no se podía llevar a término ninguna inversión.

Las webs se usaban durante un tiempo, hasta que la CNMV publicaba una advertencia informando de que esa página carecía de licencia para prestar servicios de inversión. Entonces, los investigados abrían otra web con distinto nombre y transferían a ella los clientes.

Así eludían la acción del regulador. Según la Policía Nacional, «una vez que el futuro cliente estaba interesado en invertir, le martilleaban con ofertas sobre productos financieros, generalmente opciones binarias, o sobre materias primas. Cuando daban con clientes precavidos les convencían diciendo que ellos también invertían en el producto ofertado. Si esto no funcionaba recurrían a descalificarles». Después, cuando el cliente solicitaba recuperar lo invertido o disponer de sus ganancias dejaban de atender sus llamadas.

¿POR QUÉ 'PICAN'?

La CNMV realizó el año pasado 53 advertencias sobre 'chiringuitos financieros' nacionales y 476 internacionales, pero estas no disuaden a los inversores de colocar sus ahorros en estos entramados. «Esto es debido a que las víctimas no se enteran de las advertencias», apunta García Ciriza.

También Suárez cree que son muy pocas las personas que consultan la página de advertencias del supervisor antes de contratar. Además, «cuando la CNMV advierte es porque un cliente ha denunciado ante ella, es decir, el fraude ya está en marcha».

Antes de invertir en un activo ofrecido por una entidad financiera, el futuro inversor «debe comprobar que esté registrada en la CNMV. Si no lo está es muy probable que sea un 'chiringuito financiero'», afirma Jorge Canta, socio de Corporate de Cuatrecasas. También hay que desconfiar de ofertas de inversión que no hemos solicitado, no ceder a la contratación rápida y no dejarse seducir por una oferta con caducidad inmediata, recomienda Suárez, ya que «estas son técnicas para que contratemos lo antes posible, sin pensar en los riesgos de la operación».

Pero si, a pesar de todo, los inversores pican el anzuelo, lo primero que deben hacer es «denunciarlo ante la CNMV para que tome medidas contra la entidad y, en paralelo, iniciar las actuaciones judiciales pertinentes, civiles o penales, que les permitan resarcirse del daño causado, recomienda Jorge Canta.

El menoscabo que estos timadores infligen no solo se dirige a los inversores, sino también a las entidades financieras y a los asesores que cumplen la ley. «Por un lado, afectan a la reputación del sector, crean desconfianza y obligan a explicar muy bien las cosas. Pero, por otro, refuerzan a los que estamos debidamente autorizados», señala García Ciriza.

CERRAR EL 'CHIRINGUITO'

El deseo de algunos inversores de enriquecerse en poco tiempo hace que sea difícil para los supervisores y para la policía frenar la actividad delictiva de los responsables de los 'chiringuitos' que se basan en ese anhelo para incrementar su negocio. Para conseguirlo Jorge Canta destaca la importancia de educar a los inversores y denunciar ante la CNMV a las entidades no registradas.

Así lo hicieron los estafados por el conglomerado que la policía desmanteló la semana pasada, donde detuvieron a 79 personas, entre ellos los tres máximos dirigentes de la organización. Dos con antecedentes policiales- uno fue condenado en 2017 por estafa-, y un tercero, letrado, que asesoraba en el delito.

Acabar con esta actividad es complicado, según Jorge Canta, porque los estafadores «pasan de una entidad a otra y ponen testaferros en los órganos de administración».

Patricia Suárez asegura que estos 'asesores', cuando se desmantela el 'chiringuito' donde trabajan, se van a otro y siguen con su actividad. Para muchos, según García Ciriza, es «su 'modus vivendi', por lo que vuelven a reincidir».

¿CÓMO EVITARLOS?

- Verifique que la entidad está autorizada y que no ha sido advertida por la CNMV ni por otros supervisores

- Pregunte por las características del servicio y de la inversión. Obtenga información por escrito

- Desconfíe ante: llamadas o correos inesperados, urgencia de la inversión, afinidad personal, bonificaciones de entrada; esquemas piramidales en los que le pidan que capte clientes y presión psicológica para que adopte una decisión inmediata

- Ojo al fraude a través de internet

- Desconfíe de una alta rentabilidad sin riesgo y de productos complejos

- Analice comisiones y gastos

- Asegúrese de que los productos que le ofrecen existen y contraste la información sobre su cotización

- Si no le devuelven su dinero, no siga haciendo aportaciones

- Informe a la CNMV sobre cualquier incidente sospechoso de fraude y denuncie lo ocurrido a la policía o en el juzgado correspondiente.

ALD/Finanzas