Las políticas de tipos negativos puestas en marcha por bancos centrales como el BCE o el Banco de Japón supone una mala noticia para los ahorradores, que pueden ver como sus depósitos y cuentas no sólo no ofrecen interés sino que son penalizados. Una opción ante este escenario es guardar los ahorros en casa, otra podría pasar por abrir una cuenta directamente en bitcoins, un negocio en el que -¿por qué no?- podrían participar los propios bancos.

Bancos tradicionales que ofrecen cuentas que pueden estar denominadas en criptomonedas suena a día de hoy a ciencia ficción, pero podría ser una realidad en un plazo no demasiado largo. De acuerdo con Niklas Nikolajsen, CEO de Bitcoin Suisse, los bancos europeos comenzarán a ofrecer cuentas de bitcoin, la criptomoneda de más éxito que circula al margen de gobiernos y bancos centrales, muy pronto.

“Los bancos europeos pronto ofrecerán cuentas bitcoin”, señala Nikoljsen en unas declaraciones al diario suizo Finews.ch. Aunque no quiere aclarar qué entidades tiene en mente, sí avisa de que “no se trata de un banco exótico”. Tampoco da muchos detalles del plazo en el que podría ser realidad, aunque abre la puerta a que sea tan pronto como finales de 2016.

Una de las mayores complicaciones a la hora de que un banco tradicional ofreciese una cuenta de bitcoins pasa por la gestión de las claves personales que debe tener el cliente. Tal y como está diseñado el sistema, actualmente quien tiene acceso a esta clave puede gastar todos los fondos asociados a la cuenta, por lo que si las entidades ofreciesen cuentas en la criptomoneda los usuarios deberían cederles el control sobre esas claves.

La seguridad en sí misma genera ciertas dudas, tras los últimos escándalos producidos por el robo masivo de monedas este mismo verano.

Nikolajsen no obstante, considera que los bitcoins ofrecen una oportunidad de diversificación sensata para los inversores. Después de todo, a diferencia de las divisas clásicas, están protegidos contra la inflación mediante la restricción de la cantidad de 21 millones y por lo tanto, a su juicio, tienen propiedades similares a las de oro, la plata y otros metales preciosos, que suelen ser considerados inversiones refugio.

elboletin.