Bruselas busca cómo tapar los agujeros que le provocan las prácticas fiscales de grandes corporaciones, en especial tecnológicas. Pero no solo por ahí se desangran las arcas públicas. La corrupción y el crimen organizado cuestan a la Unión Europea un 4,8% de su Producto Interior Bruto (PIB) cada año, según un informe del grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo. En total, la economía europea pierde 904.000 millones de euros anuales y, solo en España, esa cifra asciende a 90.000 millones.

El informe de Los Verdes Los costes de la corrupción en la UE, que se publica hoy, se ha realizado de acuerdo con otros elaborados anteriormente a nivel europeo. La cifra es más elevada que el Informe Anticorrupción de la Comisión Europea de 2014, que estimaba la sangría por las prácticas ilícitas en 120.000 millones. Esa diferencia se debe, entre otros motivos, a que el informe de Los Verdes también hace un cálculo de las pérdidas en recaudación tributaria y en inversión extranjera que suponen los casos de corrupción.

Medidas comunitarias

Según el informe, Rumania es el país con una mayor proporción de corrupción respecto a su Producto Interior Bruto (PIB). Esas prácticas ascienden a 38.600 millones de euros, el 15,6% de su economía. De hecho, el país ha vivido en el último año y medio varias manifestaciones contra los casos de corrupción y, además, la Comisión Europea ha advertido de que sus últimas reformas judiciales solo sirven para socavar la independencia judicial y la lucha contra la corrupción.

Once países se hallan por encima del 10% —entre ellos, Grecia, Italia o Hungría—. España está en el centro de la tabla, pero esos 90.000 millones, equivalen al 8% del PIB, casi el doble que en el conjunto de la UE. Holanda es el país con menos corrupción de la UE. Pierde 4.400 millones de euros al año, lo cual supone el 0,76% de su PIB. Al final de tabla están también Luxemburgo y Dinamarca (2%), Reino Unido (2,3%) y Finlandia (2,5%).

El diputado de Los Verdes Ernest Urtasun aseguró que el informe “sitúa sobre la mesa el tamaño sistémico de la corrupción en España”. “La cifra de 90.000 millones de euros de costes directos e indirectos es espeluznante. En este estudio identificamos que este es un problema y que ningún país se libra de esta lacra, con un coste comunitario anual de casi un billón, es decir, casi el PIB de España”, añadió.

Los Verdes señalan qué podría hacerse con ese monto: acabar con el hambre (229.000 millones), proveer de educación básica a niños en 46 países (22.000 millones), ayudar a eliminar la malaria (4.000 millones) o expandir gradualmente la sanidad universal en los países con ingresos bajos y medios (115.000 millones). “Presentar los números de forma comparada con algunos programas de gasto nos da un orden de magnitud de la tragedia”, sostuvo Urtasun.

El informe hace referencia a que los casos de corrupción han llegado a tumbar gobiernos, como el de Mariano Rajoy en España. En la mitad de los países miembros, el 80% de los ciudadanos piensan, además, que la corrupción está “ampliamente extendida” en su país.

ALD/EP

07/12/2018