“Que ING recibiera la mayor multa impuesta en la historia de Holanda, y por blanqueo de dinero, es un capítulo negro en el mundo financiero nacional. No hay matices: se trata de un delito penal”.

Wopke Hoekstra, ministro democristiano holandés de Finanzas, ha sido contundente este miércoles al calificar las prácticas corruptas descubiertas en la entidad bancaria, y que se prolongaron entre 2010 y 2106.

La Fiscalía General del Estado impuso a ING una multa de 775 millones de euros por negligencia, y el director financiero perdió su puesto, pero Hoekstra ha admitido que “si bien no hay señales que lo indiquen, tampoco tenemos garantías de que no vuelva a suceder”.

El titular holandés de Finanzas ha hecho estas declaraciones durante un encuentro con la prensa extranjera celebrado en la sede de su ministerio, en La Haya. En la charla, ha deslizado a su vez que “el lavado de capitales tiene lugar también en otros países”. “Es una ingenuidad pensar que es excepcional, pero precisamente porque se vigila y controla, ha aflorado el caso de ING.

El Banco Central holandés ha hecho lo posible para que se viera lo ocurrido, y hará lo necesario para que no se repita”, ha añadido. Su ministerio preguntó al Banco Central si dispone de recursos suficientes para controlar la situación, y si es preciso cambiar las leyes para evitar el blanqueo.

“Nos dijo que tiene capacidad para ello, y también que las normas actuales son adecuadas. No creen que haya otros casos, aunque, de nuevo, no se puede garantizar”.

Despidos en el grupo

Además de la multa por permitir el lavado de capital, Koos Timmermans, director financiero y miembro de la Junta Ejecutiva der ING Group, perdió el empleo y abandona la empresa. ¿No hubiera sido mejor que renunciara Ralph Hamers, el director ejecutivo? “La dirección financiera es un cargo muy serio, y en ING se consideró apropiado que fuera él. Esa decisión les compete a ellos”, ha contestado el ministro. ¿Acaso ING se creyó intocable, porque recibió varios avisos [por parte del Banco de Holanda]? En este punto, y tras un pequeño silencio, el ministro Hoekstra ha indicado que “tras la entrada de la fiscalía en el Grupo, el ministerio público aceptó los pasos dados por el banco para evitar nuevos incidentes”.

El político ha dedicado parte de la cita a evaluar el curso del Brexit, “una tragedia que me gustaría evitar”, según ha repetido en tres ocasiones. “Se producirá, y esperamos que sea lo más suave posible, pero no responde a los intereses de la UE, de Holanda o del propio Reino Unido”.

En su opinión, uno de los mayores problemas del Brexit, “es que durante años no se ha sabido bien qué ocurría en el Reino Unido con este tema, y eso ha complicado las cosas al resto de la UE; por eso pedimos, y esperamos ahora claridad”. “Porque estos días, si lees tres diarios británicos, dice tres cosas distintas sobre el particular”, ha apuntado.

ALD/EP

08/11/2018