En el marco del expediente 68/2014, sobre lavado de dinero y otros, en marzo de 2017 el fiscal Aldo Cantero volvió a pedir información a la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), el Banco Central del Paraguay y la Aduana, acerca de un total de 41 empresas vinculadas entre sí.

Además de Global Logistics Solutions, entre esas firmas se encuentran CYA Paraguay y Avient Latin American. En todas ellas son accionistas Ricardo Galeano, Walid Amine Sweid y Juan Carlos Sosa, los dos últimos amigos del vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, con quien jugaban fútbol en Ciudad del Este, según lo admitió ayer este último.

Además de Sweid, Galeano y Sosa, eran socios de Global Víctor Taboada y Javier Vázquez, según había contado Walid Amine Sweid en visita a nuestro diario.

Sin embargo, en las primeras actas de constitución, figuraban como accionistas de Global Aracely Celeste González, empleada de Ponto Com Mega Store (según IPS) y Omar Guerín, jefe de seguridad de Sweid.

En Ponto Com Mega Store aparece como vicepresidente Jaafar Balhas, quien figura como director titular de CYA Paraguay.

Otras empresas en las que figuran González y Guerín también están en la mira. Por ejemplo, Waspy Investment, donde aparecen como responsables, Walid Amine Sweid y su esposa Pei Ti Wu, junto con Abel Omar Guerín y Aracely González.

Según los reportes que figuran en el expediente, Global, proveedora de Logística, y las importadoras Acqua, GGR y Bambu (todas vinculadas a Ricardo Galeano) remesaron al exterior más de 421 millones de dólares entre el 2009 y el 2014. Una parte de ese dinero se giró a una cuenta de Estados Unidos desde la cual, acorde informes norteamericanos, se pudo enviar dinero al Hezbollah.

Relacionadas entre sí y teniendo en cuenta que sus socios son, o fueron, accionistas de Global Logistics, Acqua, GGR y Bambu, en total se investigan al menos 41 empresas, en su mayoría domiciliadas en Ciudad del Este y dedicadas a la importación y venta de artículos.

Según la Fiscalía, en total este esquema había remitido al exterior unos 1.200 millones de dólares (más de 7 billones de guaraníes).

Además de envío de dinero a Estados Unidos, se hicieron remesas a otros países, como India, Canadá y Hong Kong, donde Sweid admitió tener una empresa. Supuestamente los giros eran para pagar proveedores, pero según análisis que obran en el expediente, existen diferencias importantes entre los montos girados y el valor de las mercaderías importadas.

ALD/ABCPY

08/11/2018