Un nuevo informe emitido este miércoles (19.09.2018) por la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Criminalidad asegura que el cultivo de la planta que se utiliza para elaborar cocaína ha superado su propio récord. Según los datos anuales, el cultivo se incrementó en 2017 un 17 por ciento respecto a 2016 hasta alcanzar las 171.000 hectáreas.

El informe asegura que en las regiones de Antioquía, Putumayo, Norte de Santander y Cauca se ha producido el mayor aumento, alrededor de un 64 por ciento.

El departamento de Nariño y la municipalidad de Tumaco siguen siendo las áreas más afectadas del país, aunque, en Tumaco, el área en la que se cultiva coca ha descendido un 16 por ciento. Pero la mayor reducción se ha producido en departamento de Guaviare, con un dramático descenso del cultivo.


El informe también dice que el 80 por ciento de la coca crece en las mismas áreas donde ya lo hacía en la pasada década. El 34 por ciento del área de cultivo era bosque en 2014. Además, un 16 por ciento de los cultivos están en lugares situados a menos de 10 kilómetros de las fronteras. Las de Venezuela y Ecuador son las más afectadas.

“Política integral”

Tras hacerse público el informe, el presidente colombiano, Iván Duque, ha reconocido el “crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos” en el país y ha anunciado una nueva “política integral” para enfrentar la situación. “Como ustedes saben, el país viene en los últimos años con una tendencia de crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos”, dijo Duque a periodistas.

El presidente manifestó que ese aumento, que se constata desde 2012 ó 2013, es motivo de “preocupaciones” en la Casa Blanca, del zar antidrogas de Estados Unidos y también de Naciones Unidas.

Ante ese crecimiento de los cultivos ilícitos, que en 2016 ocupaban 146.000 hectáreas, Duque dijo que su Gobierno presentará en breve “una política integral” que no responde a exigencias exteriores sino a una decisión nacional. “La decisión del Gobierno es tener una política integral que será presentada en los próximos días y que incluye fortalecer nuestras capacidades de intervención aérea, marítima y terrestre”, indicó el mandatario al término de un Consejo de Seguridad en Bogotá.

Con dichas acciones se buscará “desarticular por completo la red de suministro, tanto de precursores (químicos) como de insumos; avanzar en la estrategia de erradicación y sustitución voluntaria, y seguir adelante (…) con el desarrollo alternativo y la presencia de la inversión social del Estado”.

El anterior Gobierno colombiano tenía también una “política integral” contra los cultivos ilícitos basada en la sustitución voluntaria, la erradicación forzosa y la inversión social en las zonas de mayor producción.

La decisión del Gobierno, comentó el mandatario, “es frontal y del pueblo colombiano, no por presiones ni por solicitudes del exterior”. Sin embargo, aclaró que la lucha contra las drogas debe ser “compartida” y, en ese sentido, destacó la coordinación que Colombia tiene con los gobiernos de Estados Unidos y Panamá.

ALD/Diariocontraste

 

21/09/2018