La directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) para Centroamérica y México, Marcia Aguiluz, dijo en Tegucigalpa que Centroamérica es una región institucionalmente débil, lo que ha contribuido a que haya mucha corrupción.

"Centroamérica es una región muy débil institucionalmente y lamentablemente no hemos superado las causas estructurales que hace algunos años generaron conflictos armados internos", subrayó Aguiluz en declaraciones.

Aguiluz también lamentó que la región tenga "elites políticas y económicas tremendamente mezquinas y en este momento empoderadas".

"Observamos este mismo fenómeno lamentablemente acá en Honduras, en Guatemala, El Salvador, en Nicaragua por ejemplo con la crisis actual", subrayó la directora regional del Cejil.

En su opinión, a pesar de que ha habido avances en la región y se ha fortalecido el sistema, "hay jueces independientes y ministerios públicos como el de Guatemala que ha funcionado bastante bien", pero "no ha sido suficiente para fortalecer la democracia".

En ese sentido, en la región "se requieren movimientos ciudadanos mucho más contundentes para darle mensajes a los políticos corruptos de que no se va a permitir retrocesos", señaló Aguiluz.

"Los desafíos son tremendos, no hemos podido superar la debilidad institucional y ante esta fragilidad, cuando se recomponen estas clases (corruptas), lamentablemente vienen con más fuerza a tratar de mantener la impunidad en la que han operado durante años", acotó.

Aguiluz participó este jueves en el foro "Investigación de estructuras de poder organizado en casos de corrupción y violaciones de derechos humanos", convocado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) y el Cejil.

El foro ha tenido como objetivo "dar cuenta de cómo conseguir la justicia frente a este tipo de organizaciones, que se establecen con el fin de facilitar actos de corrupción y violar derechos humanos", indicaron sus organizadores en un comunicado.

Una de las principales conclusiones del evento señala que "la corrupción es un fenómeno que impacta la democracia y el pleno goce de los derechos humanos", y que, "por ende, debe investigarse integralmente, incluyendo los grupos de poder involucrados".

En el caso de Honduras, Aguiluz expresó que uno de los grandes desafíos que tiene es "la investigación de grupos de poder involucrados en casos de corrupción y también de violaciones de derechos humanos".

Agregó que algunas de las principales conclusiones del foro tienen que ver con los retos pendientes en Honduras, tales como modificaciones legislativas que pasan por ejemplo por aprobar la Ley de Colaborador Eficaz, recomendada por la Maccih.

En el país también hace falta otras modificaciones "para fortalecer la independencia judicial y contar con un poder judicial que sea verdaderamente independiente", enfatizó.

"Son muchas reflexiones que tenemos sobre si realmente Honduras quiere avanzar en acabar con la impunidad en este tipo de casos. Nos parece que la Maccih está jugando un rol importante en el país y haciendo lo que puede dentro de las posibilidades que el país le permite, apoyando al Ministerio Público", agregó.

Una recién acción importante acompañada por la Maccih es la denuncia sobre una red de diputados implicados en presuntos casos de corrupción.

"Indudablemente hay muchos más retos y esperaríamos que realmente se exprese una voluntad política clara de que la Maccih pueda funcionar sin limitaciones y pueda seguir apoyando para el fortalecimiento del Estado de Derecho" en Honduras, enfatizó.

Sobre denuncias para debilitar la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) por parte del presidente de ese país, Jimmy Morales, Aguiluz señaló que "es un ejemplo muy lamentable de lo que pasa cuando los corruptos se niegan a rendir cuentas por sus acciones".

"Lo que está pasando en Guatemala demuestra de alguna manera que la cooperación internacional a través de mecanismos como la Cicig, o como el caso de Honduras con la Maccih, sí funciona", y por eso los corruptos "quieren que se vayan del país porque no encuentran forma de escaparse de la rendición de cuentas", apostilló.

ALD/EFE 

14/09/2018