El ex primer ministro de Portugal José Sócrates, acusado de 31 delitos de corrupción pasiva, blanqueo de capitales, falsificación de documento y fraude fiscal en la Operación Marqués, asegura en un artículo de opinión que "no tuvo un juez legal o natural" durante el proceso.

El que fuera primer ministro luso entre 2005 y 2011 denuncia en el artículo escrito para el digital de la radio "TSF" que se burló la ley ya que fue elegido un juez de forma "intencionada", en vez de hacer un sorteo entre los dos magistrados del Tribunal Central de Instrucción Criminal de Portugal.

Sócrates se remonta al mes de septiembre de 2014, cuando se inició el proceso, y vuelve a cargar contra el juez Carlos Alexandre, blanco de las críticas de la defensa del ex primer ministro, que ha pedido en varias ocasiones que fuera apartado del caso.

Detenido en el aeropuerto de Lisboa el 21 de noviembre de 2014, tras lo que pasó más de nueve meses en prisión y otro mes y medio de arresto domiciliario, Sócrates habría recibido, según la Fiscalía, 34 millones de euros en sobornos entre 2006 y 2015.

Sócrates se refiere en su artículo a "una fundada sospecha" de que el proceso "fue viciado, corrompido desde su inicio para que tuviera el juez que una de las partes deseaba (...), escogido por el Estado, es decir, por el Ministerio Público".

La pasada semana, José Sócrates y otros diecisiete de los veintiocho acusados en el caso solicitaron la apertura de la fase de instrucción, en la que la acusación podrá contestar y presentar pruebas para que el juez decida si hay indicios suficientes para abrir juicio.

El juez que se encargará de la fase de instrucción será decidido en los próximos días por sorteo entre los magistrados Ivo Rosa y Carlos Alexandre.

ALD/EFE 

14/09/2018