El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, pidió respetar el debido proceso en el caso del extitular de la Corte Suprema de Justicia Jorge Rivera y cuatro exdirectivos judiciales, acusados y encarcelados por corrupción.

"Respetando siempre el debido proceso, no en principio, sino como dice la Constitución, el estado de inocencia", señaló Hernández, en rueda de prensa, al ser consultado por periodistas sobre la detención de Rivera y cuatro ex miembros del Consejo de la Judicatura.

Recordó que hacer justicia "no significa hacer linchamiento, porque si no estamos atropellando un concepto muy importante en la democracia, la justicia es justicia y parte del estado de inocencia".

"Nadie es culpable mientras no se le venza en juicio, porque si no se comete uno de los más grave errores que la humanidad puede cometer, pero el país también está sediento de que se imparta Justicia y eso nosotros lo miramos bien"

Dijo además que espera que su país "vaya mejorando en la impartición de Justicia".

El extitular del Supremo hondureño y cuatro ex directivos judiciales fueron enviados este miércoles a prisión preventiva por orden de la Corte de Apelaciones tras revocar, a petición del Ministerio Público, las medidas sustitutivas que les beneficiaban desde abril pasado.

La resolución de la Corte de Apelaciones confirma el auto de formal procesamiento contra las cinco personas acusadas de al menos 600 delitos de corrupción.

Rivera, quien también fue presidente del Consejo de la Judicatura, es acusado de "131 delitos de abuso de autoridad y 60 de malversación de caudales públicos", según la denuncia de la Fiscalía hondureña, y este miércoles defendió su inocencia.

"En ningún momento he incumplido o cometido delito, se trata de una situación de tipo administrativa", subrayó Rivera, quien dijo estar dispuesto a "devolver con intereses hasta el último centavo que pudo haberse malgastado".

Los exdirectivos Teodoro Bonilla, exvicepresidente del Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial, Celino Arístides Aguilera, José Francisco Quiroz y Liliam Maldonado también fueron remitidos a prisión.

El exdirectivo Julio César Barahona, también acusado de corrupción, deberá comparecer en los próximos días ante las autoridades judiciales para que se le notifique la misma medida judicial, afirmó a periodistas la portavoz del Poder Judicial en Tegucigalpa, Lucía Villars.

Todos los exdirectivos, excepto Bonilla, quien cumple desde septiembre de 2017 una pena de 6 años de prisión por intentar incidir en sentencias a favor de dos familiares suyos procesados por blanqueo, se han defendido en libertad.

Bonilla, quien es acusado de 88 delitos de malversación de caudales públicos y 14 de abuso de autoridad, cumple desde septiembre de 2017 una pena de 6 años de prisión por intentar incidir en sentencias a favor de dos familiares suyos procesados por blanqueo.

Según la denuncia, los acusados tramitaban viáticos para asistir a "supuestas giras de trabajo" en Honduras y en el extranjero y en "576 ocasiones los mismos no realizaron los viajes y tampoco devolvieron el dinero de gastos de viáticos".

Los acusados "calendarizaron en 2015 presuntas giras de trabajo durante unas 46 semanas, incluyendo días feriados, períodos de vacaciones y en días inhábiles como fines de semana", añade la denuncia.

ALD/EFE 

09/08/2018