El ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif y su hija Maryam recurrieron las sentencias a prisión que dictó contra ellos un tribunal anticorrupción, tres días después de ingresar en prisión a su regreso a Pakistán.

Sharif y Maryam presentaron ante el Tribunal Superior de Islamabad apelaciones contra las penas de 10 y siete años de prisión, respectivamente, por no explicar la compra de cuatro pisos de lujo en Londres, dijo un registrador judicial de esa corte, Tabarak Hussain.

La fuente indicó que en la apelación piden que la sentencia, emitida por un tribunal del órgano anticorrupción Buró de Responsabilidad Nacional (NAB, por sus siglas en inglés) sea declarada "nula" porque no "cumple los requerimientos de la ley" y consideran que no tuvieron un "juicio justo".

Además, solicitaron al tribunal su puesta en libertad de la prisión de Adiala, donde ingresaron el viernes y situada en la ciudad de Rawalpindi, vecina de Islamabad, mientras el tribunal estudia el caso.

El marido de Maryam, Mohamed Safdar, también apeló su condena a un año de prisión en el mismo caso.

Sharif y Maryam fueron arrestados el pasado viernes a su regreso a Pakistán desde Londres, en cumplimiento de un fallo, emitido una semana antes, que les acusa de corrupción por ocultación de bienes.

Su regreso se produjo a menos de dos semanas de la celebración de las elecciones generales del 25 de julio, unos comicios que la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N) de Sharif está poniendo en duda por lo que consideran un intento de "amaño" por parte de los "poderes establecidos".

Ese término se usa en Pakistán para hacer referencia al poderoso Ejército, que ha gobernado el país en tres ocasiones y la semana pasada negó interferencias en el proceso electoral.

El político fue inhabilitado en julio de 2017 por el Tribunal Supremo de Pakistán cuando era primer ministro por no desvelar un sueldo que recibió de la empresa de uno de sus hijos, una irregularidad desvelada durante una investigación iniciada a raíz de los Papeles de Panamá.

En esa misma sentencia, el Supremo ordenó al NAB que abriese tres casos por supuesta corrupción contra Sharif, sus hijos Hasan y Husain, su hija Maryam y el marido de esta, Safdar.

El ex primer ministro ha afirmado que fue inhabilitado porque su Gobierno acusó de traición ante los tribunales al exdictador militar Pervez Musharraf, quien lo echó del poder en 1999 en un golpe de Estado incruento.

ALD/EFE 

16/07/2018