El presidente Trump solicitó el miércoles a los líderes de la OTAN que dupliquen sus compromisos de gastos de defensa, horas después de haber lanzado una diatriba sobre Alemania y otros aliados.

Aunque Trump se unió a líderes de la OTAN para aprobar un amplio conjunto de acuerdos que reforzarán la defensa frente a Rusia y contra el terrorismo, el presidente se quejó de que Europa ha estado aprovechando el apoyo militar brindado por Estados Unidos dentro del continente e instó a sus homólogos en una sesión privada para que aumenten sustancialmente sus presupuestos de defensa en el que muchos ya se están quedando cortos.

Ni siquiera Estados Unidos, que gasta más dinero en defensa que cualquier otra nación en el mundo, cumpliría con el nuevo objetivo de Trump de gastar anualmente 4% del PIB. Washington gastó 3.6% el año pasado.

Cuando al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se le preguntó en una conferencia de prensa sobre la petición de Trump respecto al gasto en defensa, sugirió que la atención se centre en lograr que cada país miembro alcance la meta actual de 2 por ciento. Sólo ocho de los 29 países de la OTAN están en camino de alcanzar el objetivo durante este año.

A pesar de la actitud belicosa y la retórica de Trump, los aliados buscaron proyectar la unidad al concluir las reuniones en Bruselas.

“Tenemos desacuerdos, pero lo más importante es que tenemos decisiones que están impulsando esta alianza y esto nos hace más fuertes”, dijo Stoltenberg. “Al final del día, todos estamos de acuerdo en que América del Norte y Europa están más seguros juntos”.

Los líderes de la OTAN están preocupados de que Trump haga concesiones al presidente ruso, Vladimir Putin, cuando se reúnan el lunes en Helsinki.

Mundo irreal
Varios expertos de la OTAN descartaron la seriedad de la propuesta de 4 por ciento.

“Ningún país del mundo puede cumplir eso”, dijo Bobo Lo, un académico de Rusia que asistió a la cumbre. “Está pidiendo algo escandaloso, no con la esperanza de obtenerlo, sino que los países cumplan con 2 por ciento”.

Un oficial que estuvo presente en la reunión en la que Trump pidió 4% dijo que “la sala estaba horrorizada”, a pesar de que Trump fue en realidad más cordial en privado cuando charló con sus contrapartes, que en sus comentarios públicos. El funcionario habló bajo condición de anonimato.

ALD/ElEconomista

 

12/07/2018