La Organización de las Naciones Unidas, en su World Drug Report 2017, señaló que para sus operaciones las organizaciones criminales o narcomenudistas recurren a hackers, bitcoins y transacciones en la darknet o red oscura de internet, donde los datos están encriptados.

De acuerdo con el reporte, aunque todavía es un mercado de nicho, y concentrado en países en desarrollo, se ha detectado que a través de redes encriptadas y el uso de monedas virtuales, como bitcoin, la gente compra drogas.

Los compradores típicos son usuarios recreativos de cannabis, “éxtasis”, cocaína, alucinógenos y NPS (nuevas sustancias psicoactivas).

Ese esquema de compra, alertó la ONU, tiene un “fuerte potencial” de crecimiento. Ha habido un aumento en las transacciones de drogas de este tipo, de alrededor del 50 por ciento anual entre septiembre de 2013 y enero de 2016, detalló.

“Si bien el tráfico de drogas en el darknet sigue siendo relativamente pequeño en escala y se concentra en los países desarrollados, está creciendo rápidamente y tiene el potencial de reducir significativamente la necesidad de las grandes redes de distribución de drogas que han estado funcionando durante décadas en ciudades de todo el mundo”, se señala en el World Drug Report 2017

En caso de que sigan creciendo las operaciones en la darknet, apuntó la ONU, los resultados serían difíciles de predecir.

El anonimato de las operaciones puede reducir el riesgo “de arresto tanto para los distribuidores como para los usuarios, y también elimina otros peligros asociados con la compra de drogas, como la posibilidad de ser víctima de otras formas de delincuencia en barrios donde el tráfico de drogas es abundante”.

Sin embargo, no está claro “si esto finalmente resultará en más o menos crimen”.

Otra situación detectada por la ONU, es que los cárteles o grupos delictivos que venden drogas, ahora buscan contratar a hackers especializados, para que los ayuden a encriptar sus comunicaciones, y mantenerlas ocultas ante los ojos de las autoridades.

Informes sugieren que, además, las bandas de narcotraficantes han estado hackeando sistemas de administración de aviones no tripulados (drones) utilizados en Estados Unidos, para vigilar la frontera mexicana.

La ONU señaló que durante 2015 unas 250 millones de personas en el mundo consumieron alguna droga, y de esa cantidad, cerca de 29.5 millones tuvieron problemas, desórdenes o transtornos por su uso.

ALD/FONDEA

 

16/05/2018