La banca digital ha venido a facilitar el acceso a los distintos servicios que ofrecen las entidades financieras. Evitar las largas filas, reducir el tiempo, funcionalidad y la seguridad del consumidor son los principales beneficios de este servicio. Es por ello que las entidades financieras se han dado a la tarea de implementar mecanismos eficientes de seguridad, con el fin de minimizar los riesgos que se pueden producir por la utilización de este servicio.

Sin embargo, aparejado a las medidas de seguridad que implementan las entidades financieras, el consumidor se encuentra obligado a utilizar todos los mecanismos necesarios para evitar ser víctima de un fraude. Ante esta situación, la Oficina del Consumidor Financiero le brinda una serie de consejos a la hora de utilizar esta útil herramienta, tales como:

• Cuando vaya a ingresar a la banca digital, hágalo desde una red segura, esto quiere decir que no sea de acceso público.

• No almacene en el dispositivo electrónico datos sensibles y confidenciales, tales como las claves de acceso.

• Ingrese siempre la dirección web de la entidad financiera en la barra de navegación, no ingrese a la página desde un buscador, ya que pueden existir páginas clonadas similares a la verdadera.

• No acceda a la página de la entidad financiera desde links, ya que pueden redireccionarlo a páginas falsas.

• No responda correos electrónicos donde le soliciten datos personales o confidenciales, tales como las contraseñas o códigos de seguridad.

• Corrobore que la página tenga el ícono de seguridad del candado, ya que esto nos demuestra que la página es segura.

• Utilice periódicamente el antivirus, y manténgalo actualizado.

• Realice constantemente el cambio de la clave de acceso.

• No revele a nadie las contraseñas de su Banca Digital.

• Cierre sesión cada vez que deja de utilizar el servicio.

En caso de ser víctima de fraude, recuerde que tiene que ponerse en contacto con la entidad financiera de forma inmediata para reportar tal situación; dependiendo de las circunstancias, la regla general es que el consumidor debe enfrentar las pérdidas económicas hasta el momento en que realice el respectivo reporte al banco, de ahí la importancia de reportar de forma inmediata la situación.

Finalmente en este caso usted desee presentar una disconformidad por un cobro realizado (contracargo), el plazo mínimo es de sesenta días hábiles, los cuales se cuentan a partir de la fecha en que se tiene conocimiento del hecho. La resolución del reclamo cuando involucre a marcas internacionales no puede exceder de ciento veinte días naturales, contados a partir de la recepción de la reclamación.

 

ALD/DiarioExta

 

16/04/2019