El Departamento de Justicia desveló una acusación contra cinco ex empleados de la empresa estatal de energía de Venezuela, PDVSA, acusándolos a todos por lavado de dinero y dos con conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

Los cinco acusados ​​recibieron al menos $ 27 millones en sobornos cuando trabajaban para Petróleos de Venezuela SA (PDVSA).

Los dos acusados ​​de una conspiración de la FCPA supuestamente arreglaron que parte del dinero fuera a parar a otros dos funcionarios del gobierno venezolano.

La acusación de 20 cargos fue devuelta en Houston en agosto de 2017. Fue revelada el lunes.

El DOJ ahora ha acusado a 15 acusados ​​en el caso. Diez se han declarado culpables.

Cuatro de los acusados ​​acusados ​​en la acusación formal revelada el lunes fueron arrestados por las autoridades locales en España en octubre de 2017.

Los acusados ​​son:

Luis Carlos De Leon Perez, 41

Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas, 50

Cesar David Rincon Godoy, de 50 años, y

Rafael Ernesto Reiter Muñoz, 39.

El Departamento de Justicia dijo que De León, Villalobos y Reiter están bajo custodia española en espera de su extradición.

César Rincón fue extraditado de España el 9 de febrero. Hizo su primera aparición en una corte federal en Houston el lunes.

Un quinto acusado, Alejandro Istúriz Chiesa, de 33 años, está prófugo.

Los cinco acusados ​​son ciudadanos de Venezuela. De Leon también es ciudadano estadounidense.

Cada uno de los acusados ​​está acusado de uno o más cargos de conspiración para el lavado de dinero y el lavado de dinero.

De Leon y Villalobos también están acusados ​​de un cargo de conspiración para violar la FCPA.

El lavado de dinero se castiga con hasta 20 años de prisión. Los delitos relacionados con la FCPA se castigan con hasta cinco años de prisión.

El Departamento de Justicia dijo que los cinco acusados ​​trabajaban para la estatal PDVSA o una subsidiaria. Por lo tanto, había "funcionarios extranjeros" bajo la FCPA.

Su grupo era conocido como el "equipo de gestión".

Recibieron sobornos de los vendedores de PDVSA. A cambio, el equipo de gestión ayudó a los vendedores a ganar trabajo y recibir un pago durante una crisis de liquidez en la empresa estatal de energía.

Algunos de los vendedores vivían en los Estados Unidos, dijo el DOJ, o eran propietarios y controlaban negocios incorporados y con sede en los Estados Unidos.

Los acusados ​​supuestamente lavaron parte del dinero del soborno a través de transacciones inmobiliarias y otras inversiones en los Estados Unidos.

La acusación formal alega que dos proveedores de PDVSA enviaron más de $ 27 millones en pagos de sobornos a una cuenta en Suiza.

De León y Villalobos controlaban la cuenta.

Parte del dinero fue a otro "funcionario extranjero" que no fue nombrado en la acusación. Esa es la base de los cargos de conspiración de la FCPA contra De León y Villalobos.

(La FCPA solo puede usarse para enjuiciar a los que pagan sobornos y no a los sobornadores).

Uno de los vendedores de PDVSA, José Shiera, de 55 años, de Coral Gables, Florida, se declaró culpable en marzo de 2016 de un cargo de conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero y cometer fraude electrónico y un cargo de violación de la FCPA.

El otro vendedor, Roberto Rincon, 58, de The Woodlands, Texas, se declaró culpable en junio de 2016 de un cargo de conspiración para violar la FCPA, un cargo de violación de la FCPA y un cargo de declaraciones falsas sobre su impuesto federal sobre la renta 2010 regreso. Su hermano es Cesar Rincón, quien fue acusado en la acusación presentada el lunes.

Roberto Rincon y Shiera esperan ser sentenciados.

ALD/FCPA

 

13/02/2018