Las autoridades de México han capturado al miembro del cartel de las drogas Los Zetas y líder de una de sus facciones José María Guizar, también conocido como “Z43”, dijeron el jueves dos fuentes de seguridad a la agencia Reuters. Se trata de uno de los 122 objetivos prioritarios para el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El secretario de gobernación mexicano Alfonso Navarrete agradeció en las redes sociales a la secretaría de Marina por la detención del narcotraficante: “Reconozco ampliamente la labor de investigación de los elementos de la Secretaría de Marina (SEMAR), en coordinación con los organismos de inteligencia civil, por la importante captura de uno de los 122 objetivos prioritarios para el gobierno federal”.

Guizar Valencia estaba en la lista de los 8 criminales más buscados de Chiapas. Según fuentes mexicanas, su centro de operaciones era el municipio de Huimanguillo, Tabasco, desde donde dirigía el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, además de incurrir en delitos como extorsión y secuestro.

Fuentes de SEMAR señalaron además que José María Guízar Valencia, alias "El Charly" o "Z-43", sería el responsable de la ola de violencia que se vio en el sureste mexicano, al igual que en parte de la Rivera Maya y en la frontera entre Chiapas y Guatemala.

Los Zetas son una sanguinaria organización integrada por ex militares. Nació en 1999 cuando el Cartel del Golfo, liderado entonces por Osiel Cárdenas Guillén, contrató a Arturo Guzmán Decena –conocido como Z-1-, un ex militar mexicano de grupos de élite. Temeroso y paranoicamente desconfiado, el capo narco le encargó la misión de crear un escuadrón de asesinos que garantizaran su seguridad personal y eliminaran a sus enemigos.

Guzmán conformó su equipo con militares de los servicios especiales de Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE), Grupo Anfibio de fuerzas Especiales (GANFE) y de la Brigada de Fusileros Paracaidistas (BFP). Muchos de ellos habían sido entrenados por la CIA estadounidense. A la experiencia que tenían le sumaron las modernas armas y el dinero que fluía de la organización del narcotráfico.

Hacia fines del 2010 hubo un fuerte operativo de presión de la Policía Federal y la Marina, lo que obligó a Los Zetas a recluirse en el estado de Coahuila. Pero desde allí continuaron con sus negocios y su pelea contra otros carteles.

Este grupo es el autor de brutales masacres. Entre ellas figura la de Tamaulipas de agosto del 2010, donde asesinaron a 72 inmigrantes. O la siguiente, de abril de 2011, donde mataron a 193 personas. También se les atribuye el atentado terrorista contra el Casino Ryale en Monterrey, donde hubo 52 muertos.

ALD/Agencias

 

11/02/2018