El dinero fluía a través de los clubes nocturnos de Alfredo Navarro Hinojosa, y así ocurría también con bolsas de cocaína, de acuerdo a una acusación federal presentada esta semana.

Dos policías de Dallas usaron sus cargos para beneficiar a Navarro Hinojosa y sus 40 clubes en el Norte de Texas, entre ellos el popular Far West, y sus actividades ilegales, que incluyen lavado de dinero. Además sacaron réditos de clientes que compraban drogas desde sus negocios, de acuerdo a la acusación.

Además de Navarro Hinojosa y os policías que trabajaban con él fuera de su horario de trabajo, otras ocho personas fueron acusadas.

Los oficiales, que ya no forman parte del departamento, se declararon culpables de mentir al FBI antes de esta acusación.

Archivos de la corte alegan que los oficiales usaron sus funciones como agentes del orden y sus conexiones para ayudar a Hinojosa, de 57 años, y sus empleados a no tener problemas e intentaron impedir pesquisas locales y federales.

Escuchas telefónicas permitieron grabar a los oficiales hablando de sus actividades ilegales en beneficio de Navarro Hinojosa. También se grabó a Navarro Hinojosa hablando de ventas de drogas y lavado de dinero, según los archivos de la corte.

Edward Villarreal, de 48 años de Carrollton y Craig Wood, de 60 años, de Dallas, eran oficiales con más de 20 años de experiencia antes de dejar la policía.

La policía de Dallas no respondió a pedidos para conocer cuáles fueron las circunstancias de sus salidas o qué tipo de funciones tenían dentro de la institución policial. Woods era cabo superior en 2011.
Los clubes nocturnos que son propiedad de Navarro Hinojosa incluyen Far West, Medusa, OK Corral en Dallas y Fort Worth.

Sus negocios generaron $107 millones en ganancias entre 2014 y 2016. Suelen estar abiertos los viernes, sábados y, a veces los domingos.

Los traficantes vendían hasta 200 bolsitas de cocaína cada fin de semana, generando ganancias de miles de dólares, según archivos de la corte.

Navarro Hinojosa y sus gerentes no vendían drogas, dice la corte, pero frenar esas ventas hubieran significado menos ganancias en sus clubes.
“La querían (cocaína) allí. No querían que fueran al centro”, dijo Navarro Hinojosa, de acuerdo a los archivos de la corte.
Hinojosa y los gerentes escogían a dedo a los traficantes para que vendieran droga en los baños, sostiene la acusación.

Navarro Hinojosa accedió a declararse culpable de conspirar para vender droga en los alrededores de sus negocios y conspirar para lavar dinero, dicen los archivos de la corte.

Accedió a entregar un Ferrari, un Range Rover, un Hummer, un Mercedes-Benz, una casa rodante y $200,000. Enfrenta 20 años prisión por la acusación de tráfico de drogas y cinco por lavado de dinero. La acusación afirma que Navarro Hinojosa utilizada empresas fantasma para esconder uan gran parte del dinero en efectivo generado por sus negocios.

El abogado de Woods, George Milner III, no quiso emitir un comentario el miércoles. Abogados de Navarro Hinojosa y Villarreal no pudieron ser localizados.

ALD/aldiadallas

 

07/12/2017