Una vez más salió a la luz pública el presunto financiamiento ilícito del partido español Podemos con dinero de Irán y Venezuela. Esta vez quien sacó a la luz dicho hecho, en unas declaraciones realizadas en el Senado de España, fue un excolaborador de Pablo Iglesias.

Enrique Riobóo, propietario de la televisión Canal 33, señaló que los principales miembros de Podemos “venían con los bolsillos dopados de Irán y Venezuela”; dinero con el que también intentaron comprar la planta televisiva.

Riobóo dijo ante el Senado que Iglesias y Juan Carlos Monedero financiaron la campaña política de Podemos y que tanto a Irán como a Venezuela les cobraban a veces en dinero en efectivo con billetes de 500 euros, y otras veces mediante transferencias bancarias.

El empresario ha colaborado con el oficialista Partido Popular que estudia la presunta financiación ilícita de partidos y encabeza la comisión de investigación en la Cámara Alta.

Riobóo asegura que no hay otro modo de que Podemos haya logrado el despliegue de la campaña electoral de 2014, sino con el dinero de Venezuela e Irán: “no hay ‘crowdfunding‘ (financiación colectiva) que lo pague, ni sueldo de profesor”, señaló. Además, también afirmó que “sin ese dopaje en los bolsillos el señor Iglesias y Monedero” no tendrían la influencia política que tiene en la actualidad.

Sobre la oferta de compra de la planta televisiva, Riobóo detalló que tanto Iglesias como Monedero le llegaron a ofrecer comprar la televisión, cuya licencia estaba tasada en 1,2 millones de euros.

Aseguró que mientras Monedero “asesoraba” a Hugo Chávez en Venezuela, Iglesias se encargó de conseguir la financiación que les permitió fundar Podemos, a través de un “importante patrocinio con el nuevo canal en España Hispan TV, de capital iraní”.

ALD/EFE

14/11/2017