El hijo de Néstor y Cristina Kirchner, Máximo, al igual que su hermana Florecia, se encuentra procesado por lavado de dinero en la causa Hotesur.

En la mañana de ayer el diputado se presentó ante el juez Julián Ercolini, pero se negó a responder preguntas y destacó la “transparecia” que supuestamente caracteriza los negocios de la familia.

La causa en cuestión relaciona a la familia Kirchner con el lavado de dinero por medio de alquileres falsos de sus complejos hoteleros en la provincia de Santa Cruz. La denuncia, que se terminó convirtiendo en uno de los frentes judiciales más complejos para los Kichner, fue realizada por la diputada Margarita Stolbizer.

Máximo Kirchner, en sintonía con la presentación de su madre, le dio al juez un documento de 20 páginas donde justificó los negocios con Lázaro Báez (preso por lavado de dinero) y advirtió que la imputación se trata de un “relato vago”.

El nuevo documento cita el original presentado por Cristina (algo más extenso de 69 páginas) y argumenta que la causa ha vulnerado “de manera grosera las pautas más elementales que hacen al debido proceso legal”.

ALD

 

14/11/2017