Máximo y Florencia Kirchner declararán esta semana en la causa Hotesur. La Justicia investiga a los hijos de la expresidenta por presunto lavado de dinero. El turno del diputado será el lunes en los tribunales federales de Comodoro Py, mientras que su hermana está citada para el miércoles.

En la causa Hotesur se investiga una supuesta maniobra de lavado de dinero que provenía de sobornos de contratistas de obra pública, como el empresario detenido Lázaro Báez. Los investigadores sospechan que las coimas se pagaron a través de falsos alquileres de habitaciones del hotel Alto Calafate, que administra la firma de la familia Kirchner.

Los primeros accionistas de la compañía fueron el expresidente Néstor Kirchner y Máximo. Cristina y su hija Florencia ingresaron a la sociedad comercial en 2012, tras la muerte del exmandatario.

Los hijos de la familia presidencial están acusados de integrar la sociedad y de integrar a su patrimonio "dinero obtenido ilícitamente" con la sucesión de Néstor Kirchner. Para la Justicia, la causa Hotesur es parte de una gran maniobra de lavado de dinero robado del Estado que habría empezado con el direccionamiento de la obra pública en favor de Báez.

Cristina Kirchner irá sola a Comodoro Py y lanzó una advertencia al Gobierno: "No hay amenazas ni extorsiones que me hagan callar"

La Justicia avanza hacia un "megajuicio" contra Cristina Kirchner y Lázaro Báez por la corrupción en la obra pública

No es la primera vez que los hermanos Kirchner tienen que presentarse ante la Justicia. A principios de año estuvieron frente al juez federal Claudio Bonadio por la causa Los Sauces, en la que finalmente fueron procesados. Según trascendió, ninguno responderá preguntas de Ercolini y solo presentarán un escrito.

Para la Justicia, la causa Hotesur es parte de una gran maniobra de lavado de dinero robado del Estado que habría empezado con el direccionamiento de la obra pública en favor de Lázaro Báez.

Los hijos de la expresidenta enfrentarán a Ercolini después de que la semana pasada lo hizo Cristina, en una audiencia que duró solo 20 minutos y en la que pidió ser sobreseída. En su escrito consideró que en la causa "no hay un hecho puntual, concreto y específico de carácter delictivo".

"Solo se hace referencia a operaciones comerciales regulares y lícitas que fueron declaradas ante los organismos competentes, instrumentadas de conformidad con las prácticas legales, bancarizadas y por las que se pagaron todos los impuestos correspondientes", agregó.

Máximo y Florencia Kirchner tienen sus bienes inhibidos por esta causa, lo que implica que no pueden venderlos o hipotecarlos porque están afectados a la investigación en su contra.

ADL/TN

 

13/11/2017