El futbolista colombiano Chicho Serna sería llamado a declarar por un juez argentino en breve, ya que se lo vincula a un intercambio de propiedades con un narcotraficante.

La bomba explotó en Argentina y sus ecos recorren todo el continente. Mauricio “Chicho” Serna fue vinculado con una red de lavado de dinero en la que también estarían implicados Isabel Santos y Sebastián Marroquín, viuda e hijo de Pablo Escobar.

Todo empezó a salir a la luz cuando, el pasado viernes 29 de septiembre, la Gerdarmería Nacional allanó el Café de los Angelitos, uno de los lugares más populares de Buenos Aires, junto a diez restaurantes más por un supuesto lavado de dinero proveniente del narcotráfico. Según fuentes judiciales, uno de los implicados reveló en su declaración de indagatoria la participación de Mauricio Serna en un intercambio de propiedades con el narcotraficante colombiano José Piedrahita Ceballos, con el objetivo de lavar dinero.

El juez Néstor Barral analiza un posible llamado a indagatoria del exjugador de la selección de Colombia y de los familiares de Pablo Escobar. La Unidad de Información Financiera ya hizo una petición para que declaren como acusados. Piedrahita Ceballos habría lavado entre 10 y 15 millones de dólares desde 2008 y habría invertido en Argentina gran parte de su capital.

Y ya había sido mencionado en un doble asesinato que ocurrió en julio de 2008 en Buenos Aires que fue relacionado con el narcotráfico. Uno de los muertos, Edilson Duque Ceballos alias “Monoteto” habría tenido varios acercamientos con el exfutbolista de Boca Juniors.

PasionFutbol

 

21/10/2017