La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner continúa su ronda de entrevistas periodísticas, algo que casi no hizo durante su mandato. En cada una deja una serie de definiciones sobre temas de su gobierno y de actualidad que dan mucha tela para cortar.

Cristina Kirchner fustigó al gobierno en relación con su presunta pelea contra las mafias, bandera de campaña que enarbolan el presidente Macri y la gobernadora María Eugenia Vida. “El Gobierno persigue a los mafiosos según con quién estén, si están con ellos gozan de buena salud”, disparó la exmandataria y recordó que “el Pata Medina es un nefasto que nosotros enfrentamos toda la vida”.

En esa línea, Cristina Kirchner pidió que se investigue el patrimonio del difunto jefe de UATRE, Gerónimo "Momo" Venegas, quien fuera el principal aliado sindical del actual Gobierno, cuya hija asegura que supuestos testaferros de su padre se quedaron con varios millones de dólares.

La expresidenta también se refirió a aspectos más personales: “Mi edad donde mejor me sentí fue entre los 40 y los 50, esa fue la década nuestra porque primero la llegada de Florencia que fue cuando yo tenía 37 años no fue esperada, yo pensé que no iba a tener más hijos, quedé embarazada después de una pérdida muy fuerte años antes, nos rejuveneció a los dos la llegada de Florencia, yo siempre decía que ella era una nieja (sic)".

 

La charla también giró en torno a la mudanza a la Quinta de Olivos en 2003, tras la sorpresiva victoria de Néstor Kirchner en las elecciones presidenciales: ”Me abrumó, me quedé disfónica durante cuatro meses, yo no creía que ganábamos".

Cristina también advirtió que "le va a costar a otra mujer llegar a la Casa Rosada” y recordó que "no querían" que ella fuera presidenta”. Sobre Vidal dijo "no me interesa cómo es ella, lo físico, esas son cosas machistas, misóginas. Si yo critico algo es el resultado de sus políticas. Los índices de la provincia están todos para atrás, hay que caminar por el conburbano, por los barrios, la gente está sin laburo".

En otro tramo de la entrevista afirmó que a ella la cuestionaron mucho más como presidenta que a su marido y antecesor en el cargo: "También tiene que ver la condición de mujer. A Néstor no le podían decir nada, todos se limitaban o autocontrolaban y conmigo se desataron". Y amplió: "Es el simbolismo, no es cualquier mujer. Es la mujer que hace las cosas que el poder no quieren que haga".

Al preguntarle Vernaci si "se robó todo", respondió: "Al contrario, fuimos el gobierno que desendeudó al país. Cuando Néstor llegó, este país debía el 150% de su producto y además estaba defaulteado, no es solamente que no lo debía sino que no lo garpaba. Néstor reestructuró la deuda, yo otro poco. (...) Eso sí que fue pesada herencia, además nos desendeudamos, la gente tenía trabajo, los salarios estaban por encima de la inflación".

Sobre su relación con el ex presidente fallecido, confesó que la alabanza más hermosa fue "de lo único que no me voy a aburrir en la vida es de vos". "No éramos mimosos ninguno de los dos, esos que te andan manoteando, yo siempre digo que 'no me toques que no soy guitarra'", sentenció.

Argnoticias

 

 

13/10/2017