El Banco Central Europeo debería reducir sus compras de bonos desde el próximo año para poner fin al programa, debido a que los factores que están conteniendo a la inflación son temporales, dijo el lunes Sabine Lautenschläger, miembro del comité ejecutivo de la entidad.

Lautenschläger, uno de los funcionarios con posiciones más duras, argumentó que los factores que están limitando la inflación son temporales y, pese a que se necesita paciencia y estímulos, no se necesita inflar más el balance del BCE.

"Creo que deberíamos comenzar a reducir las compras de bonos el próximo año", dijo Lautenschläger en Stuttgart. "Esto debería hacerse de forma gradual hasta que no haya compras adicionales de bonos".

"Pero incluso si ponemos fin a nuestras compras netas de bonos, se mantendría parte de la política expansiva (...) Esto es porque reinvertimos todo el dinero de los bonos que vencen", agregó la funcionaria.

El BCE decidirá el 26 de octubre si sigue adelante con sus compras de bonos el próximo año y las señales de los miembros de la entidad sugieren que optarían con bajar los volúmenes y la extensión del esquema.

A algunos funcionarios les preocupa dar una señal de que el programa se acaba cuando se espera una inflación bajo el objetivo del banco de un 2 por ciento.

ALD/Agencias

10/10/2017