"Resulta llamativo" el bajo número de operaciones reportadas como sospechosas por el sector no financiero, manifestó el gerente de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Banco Central (BCU), Néstor López. En particular mencionó al sector de intermediación de valores y quienes participan en la compraventa de inmuebles (inmobiliarias y escribanos).

El último informe anual de la UIAF reveló que en 2016 hubo 83 Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) del sector no financiero —hubo 391 alertas desde el ámbito financiero en el año—, un aumento de 34% respecto a los 62 ROS del año anterior.

Al exponer en las VI Jornadas de Derecho Bancocentralistas que se iniciaron ayer, el gerente de la UIAF amplió los datos a los últimos 15 años y señaló que mientras se recibieron 2.500 reportes del sector financiero, hubo solo 200 ROS del sector no financiero.

"Resulta llamativo que en sectores como la intermediación de valores hay menos de 200 operaciones sospechosas en 15 años, por lo que tenemos que trabajar para generar un mayor involucramiento", subrayó.

López también señaló que en 2015 se inscribieron más de 37.000 compraventas de inmuebles en la Dirección General de Registros y se reportaron 70 casos de operaciones sospechosas. "Son números que llaman a la reflexión y a la necesidad de seguir avanzando con este tema", expresó.

López destacó que existe reserva legal acerca de los nombres de quienes reportan operaciones sospechosas de lavado de activos, lo cual otorga garantías a los denunciantes.

"Este reporte solo puede ser revelado a instancias de la Justicia Penal competente por resolución fundada cuando entienda que es relevante para la causa; desde la creación de la UIAF solo en una oportunidad un juez solicitó un re- porte", explicó. "Cuando se realiza el informe de inteligencia financiera que se deriva a la Justicia nunca se menciona el ROS, por lo cual el sistema da seguridad", agregó.

Tras diversas normativas aprobadas en los últimos años, actualmente son unos 10.000 los sujetos obligados a avisar al BCU ante cualquier sospecha de lavado de activos en las operaciones que realizan, incluyendo entre otros a los bancos, casas de cambio, compañías de seguros, financieras, casinos, escribanos e inmobiliarias.

En 2016 fueron los casinos y los administradores de sociedades los más activos dentro del sector no financiero, con 24 avisos cada uno.

Agencias

13/09/2017