El presunto narcotraficante Raúl Flores Hernández, alias "El Tío", fue trasladado a la Ciudad de México e internado en el Reclusorio Sur, informó la PGR.

El capo fue detenido el pasado 20 de julio por personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en Zapopan, Jalisco.

Flores es requerido por la Corte Federal de Distrito de Columbia, Estados Unidos, para ser procesado por el delito de asociación delictuosa por distribuir cinco kilogramos o más de cocaína.

En 2013 ingresó al Cefereso número 4 del Noroeste, por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y obtuvo su libertad en 2015.

Flores Hernández fue trasladado a la Ciudad de México para ser puesto a disposición del Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Federal en la Ciudad de México, con sede en el Reclusorio Sur.

Ahí se le dictó prisión preventiva, por lo que se encuentra internado en el mismo penal, indicó la PGR en una tarjeta informativa.

"El Tío" fue señalado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos como líder de un grupo delincuencial en el que vincula como testaferros al futbolista Rafael Márquez y al cantante Julión Álvarez.

La PGR aseguró diversos bienes que pertenecían a Flores Hernández y a su organización criminal, incluido el Gran Casino de Guadalajara.

El jalisciense, de 65 años, espera el proceso para su extradición a Estados Unidos.

De acuerdo con las investigaciones, aunque el presunto narcotraficante operó de manera independiente, conservó alianzas estratégicas con el liderazgo del Cartel de Sinaloa y el Cartel Jalisco Nueva Generación.

La dependencia federal aseguró que sus vínculos con estos cabecillas de los carteles permitieron que la organización criminal de Flores funcionara con Éxito desde los años 80 en Guadalajara y en Ciudad de México.

11/08/2017