El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, ha expresado este domingo su confianza en que el Gobierno de Estados Unidos entregue al expresidente peruano Alejandro Toledo, sobre el que pesan dos órdenes de prisión por su presunta implicación en los casos 'Ecoteva' y 'Odebrecht'.

Kuczynski ha subrayado que "Estados Unidos es un país del debido proceso", agregando que "tiene que haber un examen cruzado" y que las autoridades de Perú están siguiendo los procedimientos "al pie de la letra".

"Nuestro abogado no es el que presenta ante la corte (la petición de extradición), es el fiscal del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Primero tenemos que convencerlos a ellos. Estamos haciendo todo lo que requiere Estados Unidos. Lo que pasa es que toma tiempo", ha argumentado.

El propio Kuczynski solicitó personalmente el pasado mes de febrero a su homólogo estadounidense, Donald Trump, que considerara el arresto y deportación de Toledo.

En abril, un juez peruano dispuso 18 meses de prisión preventiva para Toledo y su esposa, Eliane Karp, por el 'caso Ecoteva', la segunda orden de estas características que se emite contra el exmandatario.

La Fiscalía había indicado previamente que existe una relación entre los dos casos, señalando que el dinero de las cuentas de Ecoteva encontradas en Costa Rica tenían su origen en sobornos pagados por Odebrecht. Con ese dinero, se habrían pagado dos inmuebles en Lima y dos viviendas de Toledo y su mujer.

En enero de 2014, la Comisión de Fiscalización del Congreso había presentado un informe en el que informaba de "indicios razonables" de la participación de Toledo en la presunta comisión de blanqueo de activos, por las compras inmobiliarias realizadas a través de la empresa Ecoteva.

Por otro lado, la Fiscalía acusó a Toledo de haber recibido 20 millones de dólares de la compañía brasileña a cambio de la adjudicación de dos tramos de la carretera Interoceánica Sur, por lo que pidió para él 18 meses de prisión y emitió una orden de captura internacional.

Los supuestos pagos a Toledo habrían empezado en 2005, cuando se acercaba el final de su gobierno (2001-2006) y el dinero habría sido canalizado hacia las cuentas del empresario israelí Josef Maiman, amigo del expresidente, a través de sus empresas en paraísos fiscales, según informaciones periodísticas.

17/07/2017