La fiscalía brasileña a cargo de los procesos de la causa anticorrupción “Lava Jato” anunció que recurrirá a la condena a nueve años y medio de cárcel contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para pedir una pena mayor.

“La unidad de trabajo (de ‘Lava Jato’) informa que va a recurrir la sentencia, manifestando su desacuerdo en relación con algunos puntos de la decisión, para aumentar incluso las penas”, señaló el Ministerio Público del estado de Paraná en un comunicado publicado anoche.

La fiscalía provincial de la ciudad de Curitiba, a cargo del caso, saludó, sin embargo, la condena en primera instancia contra Lula, que debe ser confirmada aún en segunda instancia.

“La sentencia que condenó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva tiene una robusta fundamentación fáctica y jurídica”, aseguró la entidad.

“La acción penal contra el expresidente Lula es una dentro de varias (…) contra centenares de personas acusados por corrupción”, agregó. “Todo refuerza el carácter imparcial, técnico y minucioso del trabajo realizado por el Ministerio Público Federal”.

Lula fue declarado culpable de haber aceptado sobornos de la constructora OAS a cambio de favorecerla en sus negocios con Petrobras, la petrolera estatal ubicada en el centro de la operación “Lava Jato” (“Lavado de autos”).

El exmandatario, sin embargo, permanecerá en libertad hasta que un tribunal confirme o revoque la condena. El proceso puede tardar meses. Los abogados de Lula ya anunciaron que apelarán la sentencia, que atribuyeron a un “juicio de motivación política”.

Además de la condena a prisión, el tribunal condenó al carismático exmandatario a 19 años de inhabilitación política y al pago de indemnizaciones.

Lula, que aspira a ser otra vez candidato presidencial en 2018, además tiene que responder aún en otros cuatro juicios por “Lava Jato”. La operación, bautizada así por un local de lavado de autos donde empezaron las pesquisas, investiga una enorme red de sobornos en torno a Petrobras.

14/07/2017