Esta es la conclusión del primer “Debate Internacional sobre la Corrupción” que fue convocado por la Santa Sede, donde se conformó un grupo de expertos que analizará, según el derecho de la Iglesia, la posibilidad de aplicar la pena de excomunión a miembros del crimen organizado.


Según la oficina de prensa del Vaticano, un documento que se conoció al término del Debate, señala que, “el grupo está avanzando en la elaboración de un texto compartido que guiará los trabajos sucesivos y las futuras iniciativas”.

Agrega que este núcleo abordará, “la necesidad de profundizar sobre la cuestión relativa a la excomunión por corrupción y asociación mafiosa”.

Sobre el debate, el cardenal africano Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral y de los organizadores manifestó, “pensamos en este encuentro para hacer frente a un fenómeno que conduce a aplastar la dignidad de la persona”.

“Nosotros queremos afirmar que no se puede jamás negar u obstaculizar esta dignidad, por eso queremos llamar la atención sobre este argumento”, explicó.

Por su parte, el arzobispo Silvano Tomasi, secretario del dicasterio, precisó que el objetivo de dar pasos contra la corrupción es sensibilizar a la opinión pública además de identificar pasos concretos que puedan ayudar a la promulgación de leyes contra este problemática, una “termita” que “arruina las relaciones entre las personas y las instituciones”.

“Por lo tanto el esfuerzo que estamos haciendo es el de crear una mentalidad, una cultura de la justicia que combata la corrupción para ayudar al bien común”, apuntó.

Si bien, actualmente la criminalidad organizada es un pecado grave, las normativas de la Iglesia no contemplan, hasta ahora, que quienes incurren en ella sean excomulgados, la peor sanción que puede aplicársele a un católico.

Según el Código de Derecho Canónico, la excomunión es una “pena medicinal” que implica prácticamente la expulsión de la vida de la Iglesia a una persona, a la cual le son suspendidos todos sus derechos dentro de la comunidad católica.

Este encuentro anticorrupción congregó un grupo especializado de alrededor de 50 personas entre magistrados anti-mafia y anti-corrupción, obispos, personalidades de instituciones vaticanas, jefes de movimientos, víctimas, periodistas, estudiosos, intelectuales y embajadores.

19/06/2017