El Consejo Nacional de Seguridad (CNS) analizará hoy aquí acciones extremas contra bandas del narcotráfico que mantienen una ola de violencia en la ciudad panameña de Colón, ejecutan crímenes y controlan el trasiego de drogas.

Los crímenes recientes de Amílcar Henríquez, gloria futbolista local, y al menos otras tres personas en dos balaceras en plena urbe, obligaron al presidente Juan Carlos Varela a reconocer públicamente el fracaso en mejorar la seguridad de la segunda población en importancia del país, ubicada en el litoral norte, y convocar una reunión urgente.

El CNS adoptará medidas extraordinarias para enfrentar a las más de cuatro decenas de grupos del crimen organizado, que se disputan el territorio para emplearlo en el tráfico internacional de narcóticos, anunció Varela.

Adelantó que solicitarán el respaldo del Ministerio Público para allanar viviendas donde sospechan que se esconden armas ilícitas y los delincuentes que desafían a las autoridades, quienes no aceptaron la resocialización, porque tienen un negocio muy rentable al recibir hasta 80 mil dólares por kilogramo de droga introducida en los contenedores, dijo.

El modus operandi de estas redes es el reclutamiento de personas que tienen acceso a las radas, a quienes les ofrecen mil dólares por cada paquete que introducen en los contenedores con violación de los sellos de seguridad, a la vez que amenazan a quienes no aceptan realizar esas fechorías, relató el diario Panamá América.

La ruta utilizada por el tráfico de estupefacientes aprovecha la ubicación de esta urbe en la entrada atlántica del Canal de Panamá, el movimiento de contenedores en sus tres puertos, además de conexiones por tierra y mar por donde transitan altos volúmenes desde la vecina Colombia.

Este análisis realizado por los cuerpos istmeños de seguridad hizo que Colón esté entre los objetivos priorizados de la recién creada Fuerza de Tarea Águila, una unidad élite para el enfrentamiento al crimen organizado, subordinada al jefe de estado.

Hasta finales de marzo las instituciones armadas encargadas de cortar el trasiego de narcóticos incautaron seis toneladas de cocaína, 400 kilogramos de marihuana y cantidades menores de otros estupefacientes, según informó la Fiscalía.

Una amenaza de muerte aparecida en la red social twitter contra el hijo del mandatario panameño a raíz de la ola de violencia colonense, también obligó al Ministerio de Seguridad a incrementar la protección de la familia presidencial, al tiempo que se inició una investigación para identificar al autor de tal hecho.

Dirigido a la primera dama Lorena Castillo, el usuario @abrahamvergara2 escribió el siguiente mensaje: 'hay que matar a tu hijo el DJ para que reacciones. Ve despidiéndote de él @licastillo31'.

lam/orm

 

20/04/2017