Antilavado de Dinero: Biometría para garantizar la seguridad de las transacciones bancarias

Biometría para garantizar la seguridad de las transacciones bancarias

 Con la apertura del sistema financiero a las nuevas tecnologías, a través de la banca por Internet y la banca móvil, los delitos cibernéticos como la usurpación o el robo de identidad han tenido un incremento notable y hoy México es el octavo país con mayor crecimiento en estos ilícitos, según el Banco de México.

Ante ello, las autoridades financieras de México han tenido que tomar acciones para frenar esta problemática, y una de las alternativas es usar, precisamente, la tecnología, con la aplicación de sistemas de seguridad biométricos.
 
De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), al primer trimestre de este 2018, se registraron 18,748 reclamaciones iniciadas por posible robo de identidad, por un monto de 747 millones de pesos.
 
En 2017 se registraron 78,989 reclamaciones por posible robo de identidad, y aunque sólo significó un incremento del 1% respecto a un año anterior, si se hace el comparativo respecto al 2015, cuando se registraron alrededor de 50,000 casos, el aumento ha sido del 57.97%.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ante ello, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores aprobó cambios en la Circular Única de Bancos, en la que exige que estas instituciones incorporen el uso de datos biométricos (huella dactilar, principalmente) para la autenticación de los usuarios de la banca.
 
Para este proceso, los bancos deberán capturar los datos biométricos de sus clientes, pero deberán validar la identidad con la base de datos que está desarrollando el Instituto Nacional Electoral (INE), que desde el 2001 empezó con la concentración de dichos datos.
 
"Las huellas se capturan al momento en que un ciudadano hace un trámite ante el INE. Desde el 2001, el INE inició con la captura de las huellas de los dos dedos índices, pero a partir del 2012 empezó a registrar las 10 huellas, y actualmente tienen un avance del 75% del padrón.
 
Por ello, inicialmente los bancos harán la verificación sólo con las huellas de los dedos índice", comentó en entrevista para Economía Hoy el coordinador de Procesos Tecnológicos de la Dirección Ejecutiva del Registro Federal de Electores (INE), Alejandro Andrade.
 
"Se busca que cuando una persona llegue a un banco, a través de sus huellas se pueda confirmar que porta la credencial de quien dice ser. El objetivo es prevenir el robo de identidad y que el ciudadano tenga la certeza de que no hay otra persona con una credencial apócrifa queriendo hacer transacciones a su nombre", agregó.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Al ser cuestionado sobre por qué el INE está conformando esta base de datos y no el Registro Nacional de Población (Renapo), organismo encargado de registrar y acreditar la identidad de todas las personas residentes en el país, Andrade afirmó que al principio nació como una necesidad de garantizar la seguridad de las credenciales.
 
"El INE ofrecerá la base de datos que está conformando a otras instituciones, tanto públicas como privadas, para que puedan verificar la identidad de las personas, y la ley no nos limita para hacerlo. Además, en Renapo no hay un proyecto para la conformación de una base biométrica", indicó.
 
Bancos: lentos, pero seguros
La Circular Única de Bancos establecía que para el 29 de agosto de este año, los bancos con operaciones en México, que actualmente son alrededor de 50, ya tendrían que estar implementando el uso de biométricos para proteger las transacciones de sus usuarios; sin embargo, ante la complejidad del proceso, algunos bancos han solicitado de prórroga de 12 meses.
 
"De los 10 bancos más grandes del país, 50% ya están listos para operar con la nueva tecnología, dos todavía no definen los sistemas que utilizarán, mientras que algunos ya están en proceso de implementación. En el caso de los pequeños, alrededor del 70% ya podrían operar con las nuevas disposiciones", indicó Adolfo Loera, director general de Biometría Aplicada.
 
"Hay bancos que están a punto de liberar sus servicios en un par de meses. La implementación de este sistema requiere de un proceso complejo, no es algo sencillo. Por ello, hay bancos más adelantados, y aunque la aplicación en materia de seguridad debe ser la misma, siempre será más ágil avanzar si tienes menos clientes", explicó el proveedor de sistemas de seguridad biométricos.
 
La ley establece como obligatoria la captura de huellas digitales como la biometría principal, además de una biometría secundaria (que puede ser voz, rostro o iris), y aunque varios bancos están optando por la voz y el rostro, y otros están dejando abierta su infraestructura para poder aplicar otras biometrías en el futuro, también hay algunos que sólo buscarán cumplir con la ley y no buscarán utilizar esta infraestructura para ofrecer servicios de atención al cliente alterno a la seguridad.
 
Al ser cuestionado sobre la robustez que tendrá el sistema que se está aplicando bancos, Loera indicó que "es un primer paso, un paso importante, pero no suficiente. Hay varios puntos que debemos ir madurando para llegar a un ecosistema bancario con identidades seguras. Para ello, debemos seguir impulsando la creación de un buró de identidades biométricas que permita un intercambio de información de operaciones sospechosas".
 
Aseveró que si la nueva regulación hubiera estado operando durante el hackeo que registró el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) a finales de abril y principios de mayo pasado, se hubiera podido identificar o bloquear a la persona que estaba realizando las transacciones de manera virtual, o se hubiera podido hacer en sucursal o cajeros, donde de manera forzosa hubieran solicitado al delincuente sus datos biométricos para poder acceder a los recursos.
 
"Es importante que el sector cuente con un buró de usuarios de la banca, que permita generar alertas generalizadas entre los bancos ante la posibilidad de una transacción sospechosa. Con ello podremos prevenir que alguien que ha defraudado o intentado defraudar a una institución, pueda aplicar el mismo sistema en otra", concluyó.
 
 
ALD/Economiahoy

06/11/2018