Antilavado de Dinero: La Fiscalía debe involucrar más a Keiko y García con actos delictivos

La Fiscalía debe involucrar más a Keiko y García con actos delictivos

Afirmó Yván Montoya, experto en derecho penal y ex jefe de extradiciones de la procuraduría anticorrupción, de Perú, quien además comparte su un análisis de los casos de Keiko Fujimori, Alan García y Alejandro Toledo. Y dice que se debe eivindicar la necesidad de un mayor protagonismo de la procuraduría para enfrentar el complejo caso Lava Jato, Odebecht  y otros más.

Dice que García y Keiko podrían estar en la misma situación de Humala y Nadine, que están presos. ¿Por qué?

En este momento no están en situación equivalente pero las investigaciones pueden llevar a cuentas y testimonios más concretos que vinculen de modo mucho más directo a García o Keiko con activos que vengan de actos delictivos.

García y Keiko alegan que no hay Barata ni nadie que diga “le di dinero”. ¿Es necesaria una delación de ese calibre para pasar a esa situación complicada?

Ayudaría. Hay altos funcionarios de García muy comprometidos. Los titulares de cuentas, como Cubas o Atala, pueden explicar si eran solo para ellos o para otros. Las notas “AG” podrían ameritar otra declaración, aunque Barata no parece tener mucho estímulo. La nota “Aumentar a Keiko…” también. Hay gastos con aportantes no identificados, aun desde Estados Unidos. Se puede investigar para concretizar un posible origen ilícito.

Algunos ven un trato diferenciado para Keiko y García.

La foto actual puede explicarlo. No hay una declaración: “el dinero viene para García”. De Keiko hay referencia de un posible aporte. Con esos elementos, no se pide detención provisional. El trato inequitativo estaría en el ímpetu de la Fiscalía.

Pudo hacer mucho más en casos de García y Keiko: designar antes al fiscal que centraliza investigaciones sobre Keiko, en Brasil los fiscales podían hacer más preguntas... Cuando Marcelo Odebrecht mencionó a Keiko y García…

Y se quedaron con preguntas sobre Humala. Podían decir a Odebrecht si aceptaba otras preguntas y ampliar la declaración. No había problema. En ese ímpetu, puede notarse un trato diferenciado. Pueden decir: “las declaraciones específicas son sobre Toledo y Humala", pero con una estrategia más equilibrada, podían avanzar en los casos de Keiko y García de modo más sostenido.

Al designar un fiscal para los casos de Keiko, ¿la Fiscalía reconoce que le faltó impulso?

Sí. ¿Por qué toma la decisión ahora? Creo que notaba en la opinión pública una percepción de trato inequitativo, de alguna manera justificada.

¿Por eso también abre investigación a García y Keiko como organización criminal?

Podría ser una explicación. Al hacer esto, hay más de fuerza para levantamientos de secreto bancario, recibir colaboradores eficaces. Bastan unas personas y cierta estructura. No es que el Apra o Fuerza Popular como partidos sean organización criminal.

Los casos de lavado han suifrido un golpe con la casación 92-2017. ¿Qué queda hacer?

La Corte Suprema, en su acuerdo plenario 3-2010, fijó una posición bastante racional. No negó que, en procesos de lavado, se debe evidenciar que los activos provienen de una actividad delictiva. La casación 92-2017 da a entender que se había negado eso. La cuestion es el grado de concreción.

El acuerdo plenario exigía una referencia a la actividad delictiva sin necesidad de circunstanciar tiempo, lugar y autores. En cambio, la casación 92-2017 sí exige ese grado de concreción.

¿Cuál es el efecto?

Varios investigados ya están invocando esa casación, expresamente Joaquín Ramírez.

¿Cómo entender la decisión del juez Hinostroza Pariachi, que presidió la casación?

Esa sala tendría que explicar varias cosas. ¿Ese caso sobre el Melgar de Arequipa justificaba un pronunciamiento de esa naturaleza? ¿Tenía que pronunciarse sobre el grado de concreción del delito fuente?

¿No era necesario?

No me parece necesario. Que me digan por qué era necesario que esa casación cambie el sentido jurisprudencial.

¿Y qué hacer?

La primera alternativa es que el pleno casatorio revierta esa casación. Sería una buena noticia. La otra es que no haya consenso en la suprema. Yo entendía que desde el Ministerio de Justicia se pensaba en un amparo a presentar contra esa casación. Ya tendría que haber noticias si se presentó. Mientras se interponga un amparo y no haya pronunciamiento, la casación sigue con sus efectos.

¿Como interpreta la decisión de la fiscal que archivó el caso Ramírez apelando esa casación aún en cuestionamiento?

El propio F iscal de la Nación mostró preocupación por esa casación. Desvinculándose de ese criterio que como Ministerio Público ya se adoptaba, la fiscal cita esa casación. Muchos fiscales no quisieran tener nunca esos casos.

Entonces, apenas puedan utilizan un criterio y se deshacen del caso. Tenía plazo para esperar informes de cooperación penal internacional que complete su investigación.

Una interpretación amable.

Sí, pues. No puedo especular más sobre estos casos.

¿Cómo ve el caso Toledo? ¿Por qué ese entrampamiento?

Nunca he visto que para una extradición haya abierta confrontación entre fiscales y jueces. Veo responsabilidad de ambos lados. La fiscal del caso Ecoteva hizo su pedido con una teoría débil: solo había casas y millones.

¿Con qué vincular sin conocer lo de Odebrecht? El juez, ante eso, demora demasiado en responder. En el caso de Odebrecht, el fiscal pide con la declaración de Barata, que dice que dieron dinero.

Pero muestra solo offshores de Odebrecht a offshore de Maiman. El Ministerio de Justicia norteamericano ve dinero que llega a empresas de Maiman. Fue débil. Además imputan tráfico de influencia, delito que no hay en Estados Unidos.

¿Cómo se puede remediar?

Aunque sea difícil por ser investigaciones con tiempos y marcos procesales diferentes, lo óptimo sería juntar en el caso de Odebrecht, en que se ha solicitado la detención con fines de extradición, aunque el otro caso sea más antiguo. Para no emitir dos mensajes a los EEUU. Esta vez ya no pido la detención con fines de extradición, sino directamente la extradición contándoles la historia completa. Creo que con lo que hay, y, aunque no sabemos, lo que ha dicho Maiman ya habló…

Y parece querer colaborar.

No hay que ser ingenuo para creer que ha concretizado: “de esas cuentas (el dinero) fue a esta”. No habría problema para que autoridades norteamericanas hagan prosperar ese pedido: lo derivan a un juez, quizá no ordene detención pero sí que no salga del país.

Si eso se hace, ¿en cuánto tiempo habría resultados?

Una opción es acumular los casos. Otra es pasar copias, una “prueba trasladada”: dejar la otra investigación en ‘stand by’. Tomaría dos o tres semanas. Luego, el pedido de extradición, con traducción, paso a Corte Suprema, a ministerios, envío... Dos o tres semanas más. Unos tres meses en total. No demoraría mucho en el ministerio de Justicia (de EE.UU.). Demorará con el juez federal.

¿El próximo año habría una respuesta de Estados Unidos?

Con Medelius, que hizo una defensa en todos los tiempos y contextos, se alargó entre tres y cuatro años. Va a defenderse con todo. La idea es no demorarnos en esta etapa.

Con Toledo puede tardar… Tres o cuatro años.

Algunos creen que el gobierno no quiere que venga Toledo porque Kuczynski fue su ministro y quizá esté implicado. ¿Hay elementos para esto?

No tengo elementos. Creo que ha sido falta de pericia para enfrentar un caso con un investigado de ese nivel en Estados Unidos y de un delito complejo. También al Ministerio de Justicia le cabe un grado de responsabilidad: el contrato del consultor especializado demoró mucho. Ha sido más un problema de impericia.

¿Cómo ve la procuraduría ad hoc del caso Lava Jato?

No conozco al procurador ni sus antecedentes. Conozco a algunos de su equipo. Si deja orientar por su gente más capaz, debería tener un rol importante. Por ejemplo, en el caso de la extradición de Toledo se necesita acompañamiento de la procuraduría.

Pero no es una procuraduría tan protagónica como fue el caso Fujimori-Montesino. Se dice que está relegada.

Las procuradurías de Ugaz, Vargas Valdivia, Maldonado tenían protagonismo. Había una estructura diferente que heredamos de Paniagua, con un sistema para la cooperación penal internacional y extradiciones.

Eso no existe, fue desactivado. Era explicable por qué eran protagónicas: se salía de un régimen autoritario con el Poder Judicial y Fiscalía bastantes debilitadas. Las procuradurías se transforman en protagónicas e ilustraban a fiscales. Su rol era pedir reparación civil pero también contribuir al fiscal.

¿Y ahora?

Se entendía ahora que teníamos fiscalías y jueces mucho más consolidados. Pero algo nos falló: Lava Jato es un fenómeno más complejo. Creo que el protagonismo de la procuraduría se justifica otra vez por la complejidad de los hechos y su rol de ilustrar sigue latente para acompañar.

La Fiscalía se ha cerrado.

Eso me cuentan también los procuradores. Hay un celo, no comparten información, no trabajan en fluidez de información…

¿Pero sí se podría hacer si hubiera una voluntad?

Sí. De hecho, hay cosas que comparten como algunos fines o funciones.

ALD/EC/Rep

 

 

09/10/2017