El mayor escándalo de lavado de dinero del mundo aún no se había descubierto en agosto de 2015, pero la gerencia de Danske Bank estaba tratando de cerrar el negocio en el centro. Las entidades rusas y otras de los antiguos estados soviéticos habían movido € 200 mil millones a través de la sucursal de Estonia del mayor prestamista de Dinamarca desde 2007, aproximadamente 10 veces el tamaño de la economía del estado báltico.

Luego, los ejecutivos de Deutsche Bank , que manejaban gran parte de los pagos transfronterizos para Danske y no son ajenos al escándalo , hicieron una reclamación sorprendente. Le dijeron a Danske que el problema estaba empeorando.

A pesar de una reducción en los pagos de Estonia en los dos años anteriores, hubo un aumento en la proporción de casos sospechosos que el prestamista alemán tuvo que investigar desde la pequeña sucursal. "Solo en [el segundo trimestre] de 2015, hubo 16 casos relacionados con delitos como narcóticos, robo de identidad, etc.", indica el acta de la reunión entre gerentes de ambos bancos y vista por el Financial Times.

Más tarde, ese mismo mes, Deutsche identificó a 10 clientes de Danske que habían estado involucrados en un "comportamiento sospechoso". Los gerentes de Danske se quejaron en un correo electrónico interno de que Deutsche no estaba "permitido por el FBI y la DEA [Administración de Control de Drogas] para informarnos sobre los casos con enlaces directos a casos criminales activos".

El banco alemán terminó su relación para liquidar dólares estadounidenses para Danske fuera de Estonia. Pero pasarían otros tres años antes de que surgiera la historia de cómo una pequeña sucursal de un banco europeo de tamaño mediano se convirtió en un conducto para un enorme flujo de dinero fuera de Rusia, Azerbaiyán y Letonia en una escala que coloca a otros escándalos de lavado de dinero en el país. sombra.

Nadie sale bien: no son los ejecutivos de Danske , su junta directiva ni sus reguladores. Le ha costado al jefe ejecutivo Thomas Borgen su trabajo y ha desencadenado investigaciones en al menos seis países. Y a pesar del propio informe del banco sobre el escándalo, publicado en septiembre, queda mucho por conocer, desde la fuente del dinero hasta donde terminó y cuál será el daño final para Danske e incluso para la propia Dinamarca.

"Los 200 mil millones de euros tienen un orden diferente al que se ha visto hasta ahora", dice Graham Barrow, un experto en lavado de dinero del Reino Unido que ha revisado miles de transacciones de Danske y otros. "Establece un punto de referencia no deseado para los escándalos de lavado de dinero".

La sucursal de Danske Bank en la capital de Estonia, Tallin © AFP
Los problemas de Danske comenzaron casi inmediatamente después de comprar Sampo Bank, un prestamista finlandés, en 2007. La sucursal de Estonia representaba solo el 0,5% de los activos en el banco más grande de Dinamarca, que se vería gravemente afectado por la crisis financiera mundial. Para el año 2008, el negocio no residente en Estonia, que atendía a clientes de fuera del país báltico, especialmente de Rusia, representaba el 8% de las ganancias antes de impuestos del grupo Danske D2.22 mil millones.

La administración del banco en Copenhague ya había recibido advertencias. En 2007, los reguladores estonios e incluso el banco central ruso le dijeron a Danske en qué se había metido. "Los clientes del Sampo Bank participan permanentemente en transacciones financieras de origen dudoso", dijo el banco central ruso, estimando que miles de millones de rublos mensuales estaban involucrados, según el informe de Danske sobre el escándalo.

A cargo de la operación en Estonia de 2009 a 2012, en su papel de jefe de banca internacional, estuvo el Sr. Borgen. En 2010 habló de "expandir lentamente" el negocio no residente y le dijo a otros ejecutivos que no había "encontrado nada que pudiera suscitar preocupación", según el informe del prestamista sobre el escándalo . Danske sumó aproximadamente 6,500 clientes no residentes a los aproximadamente 3,300 que heredó de Sampo en 2007.

Thomas Borgen fue destituido esta semana como director ejecutivo de Danske Bank a raíz del escándalo © Reuters
2013 fue, de muchas maneras, el año crucial, con un récord de alrededor de € 32 mil millones que fluyeron a través de la cartera de no residentes de Estonia. JPMorgan, que manejó transacciones en dólares para Danske en Estonia junto con Deutsche, renunció en julio, citando preocupaciones sobre clientes no residentes.

"Esto debería haber sido una señal de advertencia masiva de que un banco tan grande no tratará con usted debido a clientes sospechosos", dice una persona familiarizada con las investigaciones.

En una reunión posterior, la junta de Danske discutió la decisión de JPMorgan y el negocio no residente . Lars Morch, quien había reemplazado al Sr. Borgen como jefe de negocios internacionales, dijo que la cartera de no residentes de Danske era más grande que la de sus rivales y que "debía ser revisada y potencialmente reducida", de acuerdo con las actas de la reunión vista por el FT.

Borgen, el entonces director ejecutivo, "enfatizó la necesidad de un término medio y quería discutir esto más allá de este foro", según el acta. El propio informe de Danske dice: "Thomas Borgen ha explicado que no recuerda a qué 'punto medio' se refería". Pero una persona involucrada en la investigación lo describió como un momento crucial. "Este fue el punto en el que se tomó la decisión de no detener este negocio", dice la persona.

Hacia finales de 2013 , un correo electrónico interno cambió todo. Bajo el título de "Divulgación de denuncias: a sabiendas, tratar con criminales en la sucursal de Estonia", fue escrito por Howard Wilkinson , jefe de mercados de Danske en Estonia. Su contenido era explosivo. Al detallar un "fracaso casi total del proceso", se refirió a una sociedad de responsabilidad limitada del Reino Unido llamada Lantana Trade, que había abierto una cuenta en Danske en Estonia el año anterior.

Su cuenta estaba marcada como "inactiva" en UK Companies House y, sin embargo, tenía un saldo acreedor en Danske de $ 965,418 en la misma fecha. Más tarde, un colega le dijo al Sr. Wilkinson que el banco no sabía quiénes eran los beneficiarios reales, pero "aparentemente se descubrió que incluían a la familia de Vladimir Putin, el presidente de Rusia y el FSB [servicio de inteligencia de Rusia]", según el correo electrónico visto por el FT.

El Kremlin niega la reclamación: "El presidente Putin no tiene nada que ver con el banco mencionado", dijo.

El equipo de auditoría interna de Danske fue enviado para investigar la operación de Estonia en enero de 2014. Sin embargo, el Sr. Wilkinson se quejó en un correo electrónico adicional en abril que, a pesar de sus advertencias, "la administración no ha cerrado ninguna cuenta relacionada con el cliente" y "no parece haber habido ningún intento por parte de gestión para identificar el alcance completo del problema de las LLP del Reino Unido que envían cuentas falsas ”.

Recomendado

Bancos explicadores
Danske: anatomía de un escándalo de lavado de dinero.
Informó que un alto ejecutivo le dijo que "[Danske Bank] no es la policía" y "[Danske Bank] no tiene la obligación de reportar cuentas de clientes falsas a las autoridades". Ese mismo día, renunció y envió un correo electrónico a Copenhague. firmando: "Es triste decirlo, me parece que las cosas están totalmente rotas aquí".

El Sr. Wilkinson ahora está representado por el abogado estadounidense que ayudó a asegurar uno de los pagos de denuncias más grandes de la historia bajo las leyes de recompensas de los EE. UU.

Los correos electrónicos de Wilkinson y un informe crítico de los reguladores estonios fueron discutidos tanto por la administración como por la junta de Danske a lo largo de 2014 y, a finales de año, habían terminado las relaciones con aproximadamente una cuarta parte de los clientes no residentes. A finales de diciembre de 2015, la unidad no residente en Estonia estaba cerrada.

El presidente de Danske, Ole Andersen © Bloomberg
No fue hasta la primavera de 2017, cuando el periódico danés Berlingske publicó una serie de artículos, que el tamaño y la escala de los problemas en Danske comenzaron a surgir. El banco se vio obligado a iniciar su propia investigación, reclutando a Bruun & Hjejle, una firma de abogados que había trabajado para ello antes, para producir el informe publicado el mes pasado.

Si bien estableció una línea de tiempo de los eventos, el informe dejó sin respuesta una serie de grandes preguntas. Todavía no se sabe de dónde provienen gran parte de los 200 mil millones de euros. El informe menciona tres escándalos con los que estaba vinculado el banco: lavanderías en Rusia y Azerbaiyán, estafas que canalizaron decenas de miles de millones de dólares de esos países y el supuesto fraude ruso de 230 millones de dólares descubierto por el abogado Sergei Magnitsky antes de su muerte en una prisión rusa Célula en 2009.

Aún se sabe menos sobre dónde fue el dinero después de dejar a Danske. "Tenemos que aceptar que gran parte de este dinero estará aquí", dice Oliver Bullough, con sede en Londres, cuyo libro reciente Moneyland explora cómo los cleptócratas han explotado los sistemas financieros y legales occidentales. “Los rusos tienden a invertir estratégicamente en Rusia. Y gastar su dinero en otro lugar, en casas y yates. Mucho de esto estará en los lugares obvios como Nueva York y Mónaco. Pero el Reino Unido será el primero de la lista ".

La segunda mayor proporción de clientes por geografía de no residentes en la sucursal de Estonia eran entidades del Reino Unido , en su mayoría LLP como Lantana, identificada por el informante, o vehículos similares denominados sociedades limitadas escocesas. Nominalmente, estas compañías fantasmas están registradas en el Reino Unido con un socio nombrado, pero estas a su vez pueden ser trampas anónimas en paraísos fiscales secretos, con sus beneficiarios finales más importantes ocultos bajo capas de identidades corporativas.

La Agencia Nacional contra el Crimen del Reino Unido abrió una investigación sobre uno de esos LLP con vínculos con Danske. La facilidad con la que se pueden configurar los LLP y los SLP (cuesta tan solo £ 50 a través de un agente de formación oficial) refuerza el mantra del gobierno de que el Reino Unido es un lugar donde es fácil hacer negocios. Pero también atrae a los lavadores de dinero y los delincuentes organizados, algo que el gobierno ha tenido que conceder .

También hay preguntas sobre los roles de muchos involucrados en el escándalo. Hermes EOS, el grupo de derechos de los accionistas, quiere que el consejo de Danske explore si debe demandar a los gerentes de alto nivel. El informe Bruun & Hjejle dice que 42 "los empleados y agentes han sido considerados sospechosos", pero no los nombran. Aclara a los dos empleados que sí nombran, el Sr. Borgen y el presidente Ole Andersen, de cualquier incumplimiento de su contrato de trabajo.

Sin embargo, se están realizando investigaciones penales y civiles separadas tanto en Dinamarca como en Estonia, mientras que el Reino Unido, Finlandia y Suiza han abierto sus propias investigaciones.

"Es fácil entender que hay muchos disturbios públicos", dice Jesper Berg, jefe de la Autoridad Danesa de Supervisión Financiera. “Es una continuación de la crisis financiera. Hay una sensación de consecuencias no satisfechas para el sector financiero ".

También se han preguntado si Danske recibió un tratamiento especial de parte de su regulador, que fue hasta mayo encabezado por el ex director financiero del banco. El Sr. Berg niega que ese fuera el caso y señala la reapertura de la investigación de la FSA en Danske.

Las revelaciones se producen en el peor momento posible para la UE, cuya laxitud en la vigilancia del lavado de dinero ya se ha demostrado en varios casos, desde Malta y Chipre hasta Letonia y los Países Bajos.

Técnicamente, es el supervisor de origen de un banco el responsable de verificar sus controles de lavado de dinero, incluidas las sucursales en el extranjero. Si un banco tiene una subsidiaria extranjera, que tiene capital y administración cercados, entonces el deber pasa al regulador en la jurisdicción anfitriona. En el caso de la rama estonia de Danske, la responsabilidad última reside en la puerta de los reguladores daneses. Pero los reguladores domésticos solo pueden operar de manera eficiente si cuentan con la cooperación de los anfitriones.

Eso ha llevado a Andrea Enria, directora ejecutiva de la Autoridad Bancaria Europea, a respaldar los pedidos de un nuevo organismo paneuropeo dedicado a luchar contra la marea del dinero sucio. "Si estás en el mercado único, la fuerza de los controles contra el lavado de dinero solo puede ser tan alta como el eslabón más débil", dice.

Para Danske, el mayor riesgo sigue siendo cualquier acción de los Estados Unidos. Marshall Billingslea, el funcionario del Tesoro de EE. UU. Encargado de combatir el financiamiento del terrorismo, dijo a Berlingske: "Estamos siguiendo muy de cerca este caso". En 2012, HSBC recibió una multa de $ 1.9 mil millones por lavar $ 881m de dinero del narcotráfico para el cartel mexicano de la droga en Sinaloa.

Howard Wilkinson, quien era el jefe de mercados de Danske en Estonia, advirtió a los gerentes sobre el lavado de dinero en 2013
Si incluso una fracción de los 200 mil millones de euros en flujos de Danske cuestionables resulta ser un lavado de dinero real (su propio informe dice que una "gran parte" era sospechosa) que empequeñecerá el problema de HSBC. Los analistas de Jyske han pronosticado una multa global de hasta $ 8 mil millones para Danske si se comprueban las irregularidades.

Pero una multa puede ser el peor escenario. El Tesoro de los EE. UU. Podría ordenar a los bancos que liquiden dólares en nombre de Danske que se detengan. Eso es lo que hizo en febrero en el caso de ABLV, el banco no residente más grande de Letonia que se vio obligado a liquidarse a principios de este año luego de que Estados Unidos lo acusara de violar las sanciones contra Corea del Norte.

Rasmus Jarlov, ministro de negocios, dijo que Dinamarca está haciendo todo lo posible para evitar el destino de ABLV. "Estamos lidiando con esto aquí, y tomamos medidas duras contra el lavado de dinero, y esperamos que esto se note en el extranjero", dijo el mes pasado.

Una gran preocupación es hasta qué punto se ha extendido el dinero sucio. A Barrow, el experto en lucha contra el lavado de dinero, le preocupa que un gran número de bancos y firmas de abogados se hayan vuelto vulnerables debido a la cantidad de efectivo ruso que fluye a través del sistema. Le dijo a un banco británico: “Debes pensar en un día en que Putin se vuelva contra nosotros. Estará sentado en un tesoro de información ".

En su punto máximo en 2013, Danske tenía una participación de mercado de aproximadamente el 9 por ciento del dinero de los no residentes en los países bálticos. A pesar de que las sumas involucradas en su escándalo son tan atractivas, algunos se preguntan qué más hay ahí fuera. El Sr. Bullough dice: "Solo sabemos sobre Danske porque Howard Wilkinson asomó la cabeza por encima del parapeto, pero ¿cuántos bancos en el Báltico estaban haciendo exactamente lo mismo?"

 

ALD/ft


 

03/10/2018